CREANDO UNA PELÍCULA CORTA. DÍA 9.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA.

DÍA 9. VIERNES 7 DE JUNIO. 2019. 12h55.

  1. INT. STARBUCKS (EL DE SIEMPRE) — DÍA.

La emoción de empezar a escribir una historia y empezar a aprender un idioma es muy similar, he descubierto. Al empezar a aprender un idioma, cada palabra, cada frase que aprender te abre la imaginación a un mundo infinito de posibilidades, encuentras la pronunciación enigmática, pero cada vez tienes mayor comprensión de ella, y empiezas a imaginarte a ti mismo pronunciando la letra «r» como los franceses, o la letra «ø» como los daneses, entiendes ahora las diéresis de los alemanes y poco a poco entiendes la diferencia entre la «ä» y la «a».

Con una historia es algo similar. ¡Estás creando algo de la nada! Donde antes sólo habían ideas, ahora hay palabras, imágenes mentales, las posibilidades son infinitas en este momento. Puedes hacer que tu personaje principal sea hombre, mujer, transexual, marciano, un robot… No hay nada que no puedas hacer mientras estás empezando a imaginarte tu historia, todo es hermoso. 

Ahora mismo me encuentro en esta fase, en esta fase de la luna de miel, y, de hecho, el nombre queda. Desde el momento en que dije «chingue su madre, voy a empezar a escribir esta pinche historia», fue como el casarme con ella, estoy enamorado de mi historia, me estoy enamorando cada vez más de mis personajes, y estoy empezando una especie de vida con ella, durante el tiempo que exista esa historia, habrá una parte de mí casado con esa historia.

Un poco metafórico este pedo, pero así es como lo pienso. 

He estado escribiendo diario un poco de la historia, no el guión, sólo la historia. Cual niño que acaba de recibir una caja de legos, lo que estoy haciendo ahora es, ignorando las instrucciones y cualquier tipo de manual, abrir la bolsita de legos y vaciándolos todos en mi cama. Con esto me refiero a que estoy escribiendo, tal como escribo aquí, sin pensar dos veces de edición, ni de regresarme a reescribir algo ni nada, a menos que haya pensado en algún cambio muy grande —como apenas ayer, con la ayuda de una chica que me tatuó y mi hermano, que me decidí por cambiar el nombre de mi personaje principal de Lay a Lya. Suena mucho mejor este último—.Ahora mi foco más grande es solamente encontrar la historia, encontrar mis personajes, cuántos van a ser, darme una idea de quiénes son, etc. 

Una vez que haya terminado la primera lluvia de ideas de historia me gusta indagar ahora en los personajes, describir lo más que pueda de ellos, desde su infancia, tal vez sus padres, si es relevante en su comportamiento, secretos que sólo ellos saben, cosas que sólo dicen o hacen borrachos, etc., todo lo que sea relevante PARA MÍ, tal vez no necesariamente para la historia, tres cuartas partes de todos estos datos jamás llegarán a verse ni a saberse, pero necesito conocerlos para poder saber cómo van a reaccionar y porqué lo hacen de la manera en que lo hacen ante las situaciones en que los pongo. 

Sin embargo, por bonito que sea todo esto, sí tengo una fecha límite, la cual tengo que ser honesto, no la he pensado demasiado, así que aprovecho este momento para ver cuál es.

Si lo quiero tener listo para el 1 de septiembre, esto significa que el 20 de julio ya debe de estar filmado, esto porque un mes es apenas tiempo suficiente para trabajar en esto y también creo que es mejor dejar más tiempo del que es considerado necesario. Mejor que sobre tiempo a que falte, ¿no?

Ahora bien, me voy con mi familia de vacaciones en julio, creo que el 16, para regresar como por ahí del 22, entonces en teoría ya debería tenerla filmada para el 15 de julio. 

Me gustaría empezar a filmarla tentativamente el 4 de julio, planear para filmar entre el 4 de julio y el 11. No significa que voy a estar todos los días literalmente filmando, pero, igual, mejor dejar tiempo de más, por si hay que hacer reshoots o si no se puede el 11, por ejemplo, tengo unos cuantos días más para re-programar o lo que sea. 

Entonces el 28 de junio ya debería estar listo el guión, y el sábado 29 sería un buen día para reunirme con quienes vayan a ser mis actores para hablar del guión, que todos nos conozcamos y ver si hay alguna duda o sugerencia que ellos traigan. 

Hoy es viernes 7 de junio, entonces me queda una semana, será viernes 14, dos semanas y será viernes 21 y una tercera semana para que sea viernes 28. ¿Será posible tener listo el guión para dicho viernes? Tres semanas. Acepto el reto. 

13h18. 

Terapia (28/nov/2018)

11:35. Tengo una hora o 2,000 palabras para hablar aquí, lo que ocurra primero.

Ayer dije, durante mi espontánea Epifanía, que serían 2,500 palabras, pero luego me di cuenta que en realidad había escrito como por media hora más de lo que pensé, así que ayer escribí como hora y media, y dado que quiero hacer esto en una hora (mantengamos números redondos), entonces 2,000 palabras es un número justo para terminar.

Y bien, ¿tengo conclusiones respecto de ayer? No como tal, para ser honesto, pero, vaya, apenas hice el pequeño experimento ayer, me tomaría más días de hacerlo continuamente y, tal vez, más análisis de los resultados para poder llegar a una conclusión más atinada, pero lo que sí puedo decir por seguro es que me cayeron algunos veintes. 

Veinte #1: Escribir sin distracciones a.k.a., teniendo el teléfono o apagado o en modo de avión es mucho más importante de lo que había pensado originalmente. Como buen adicto, pensé: “oh, lo tengo bajo control, no me va a afectar, ignoraré las notificaciones que no me importen y sólo atenderé las que sí”, pero me sorprende, viendo en retrospectiva, la cantidad de atención que drena el checar una notificación, aunque sea solamente de que escuchas el tonito y/o volteas a ver la pantalla para ver de qué es. Me desenfocaba mal pedo y la verdad no me gusta estar desenfocado, así que, después de ayer haberlo hecho intensamente, eso de tener el teléfono en modo avión, ahora, confío que, después de haber creado ese recuerdo de éxito, ahora ponerlo en modo avión por unas cuantas horas en lo que trabajo, no me será tan difícil.

11:47. Wow, qué onda, ni cuenta me di de que pasaron más de 10 minutos.

Veinte #2: Los podcasts y/o videos en donde hay gente hablando me distraen más de lo que pensaba. Igual como pensaba en el veinte anterior, con mi actitud sobreconfiada, pensé que podría manejarlo, pero también me di cuenta que le tengo que bajar a mi pedo. En épocas buenas veía en promedio como 3 hora y media de YouTube al día, y a la fecha estoy orgulloso de ello, no me arrepiento, porque casi no veo pendejadas, veía cosas que, o me motivaban, o que me informaban, veo muchísimos videos informativos de cosas que, tal vez ni siquiera tengo que saber, pero me gusta aprender, de verdad, así que veía videos en el fondo de Company Man —neta muy buen canal—, o de Joe Rogan —muy buen podcast—, y ponía esos videos mientras intentaba editar un video y la cuestión es que editar no es un trabajo que puedas hacer con música de fondo; es una actividad a la que le tienes que dedicar TODA tu atención y entonces tener información a la que le quería poner atención de fondo no me ayudaba mucho que digamos.

Veinte #3: Al estar 100% enfocado y sin tener cosas que te podrían distraer, me di cuenta de que hay muchísimas cosas que me falta hacer y que puedo crear para propulsarme más al éxito. A lo que me refiero es que esto de hacer videos lo estoy convirtiendo en parte de mi carrera, sí los hago porque me gusta y es una especie de hobby, pero no lo estoy haciendo solamente por hobby, es parte de una estrategia —de lo poco que tengo que podría llamar “estrategia”, por cierto. Tal vez debería hablar un poco de eso ahorita—. No importa si es YouTube o alguna otra plataforma que llegara a destronar a YouTube. Realmente el medio no importa tanto como el factor de creación. Soy un artista y continuaré siendo uno, así que mis videos —algunos hasta los llaman películas, aunque sean videos para YouTube, yo todavía no estoy seguro que quiero llamarlos películas— están aquí para quedarse.

¿Qué tipo de cosas puedo hacer para catapultarme al éxito? Realmente hay sólo dos cosas en estos momentos que me limitan en qué tan lejos puedo llegar a corto plazo: el dinero y el alcance que tengo.

#A: El dinero. No tengo fuente de ingresos todavía, y pagar los anuncios de Facebook está drenando lo que tengo bastante rápido. Estoy pensando ya en moverme al plan B, que en estos momentos es pedir dinero prestado a mis padres.

#B: El alcance. Con esto me refiero al alcance que tengo en mis redes, principalmente YouTube, que es a la que le estoy metiendo con todo. Actualmente, miércoles 28 de noviembre del 2018, tengo 229 —tenía 331, pero dos misteriosamente se dessuscribieron, no importa, les dije adiós y si mi contenido no les agrada están en todo su derecho de hacerlo—, y sigo creciendo a un ritmo —no quiero decir “lento”— tranquilo, pero seguro. 

Aclararé mis planes aquí. NOTA importante: Todos estos son planes a corto plazo, explicaré mi plan a largo plazo después.

Plan A) El marketing de las playeras pega y me puedo dedicar a crear diseños de playeras y venderlas por medio de anuncios en Facebook, escalar el negocio hasta donde pueda escalarlo y seguir adelante con siguientes proyectos, ya sean en el ámbito de los diseños también o, preferiblemente, del video. 

Plan B) Si el marketing de las playeras no funciona de aquí a mediados de diciembre, estaría en la situación donde tendría que empezar a pedir dinero a familiares y/o amigos. El orden de preferencia que tengo para pedir dinero es: Familia primero, después amigos y último recurso, al banco. Me refiero principalmente porque sé que mi familia es más probable que me perdone si las cosas todavía no despegan y me tardo un poco más en pagarles de lo esperado que mis amigos y definitivamente sí más que el banco; ese es el último recurso que utilizaré sólo bajo la circunstancia de que ya le haya pedido demasiado a mi familia a.k.a $15,000, y también a mis amigos a.k.a. $5,000 en total. 

Confío en mi estrategia a largo plazo, de verdad no me va a fallar, pero a corto plazo veo mucho lugar para error, más de lo que me gustaría.

Plan C) Si en marzo no he tenido éxito con las playeras todavía, entonces regresaré a México y me replantearé qué hacer, cómo volver a ordenar mis planes, el plan “A)” tendría que cambiar definitivamente. ¿Cuál podría ser? No lo sé, pero veo como posibilidad replantearme lo de no tener un trabajo estable, al menos en corto plazo.

Plan C.1) Este es una posibilidad que veo en caso de que todo lo anterior falle, no lo quiero y a toda costa lo intentaré evitar, pero si todo falla, existe esta posibilidad también. Trabajar de nuevo en algún lugar. No volveré a mi viejo trabajo, eso lo tengo por seguro, pero buscaría algún otro trabajo, de preferencia que no fuera de tiempo completo, y que me pagaran por lo menos $2,000 a la semana. En dicha situación estaría en Toluca y viviría con mis padres de nuevo por un tiempo, entonces esos $2,000 los puedo invertir en lo que sea que sea el siguiente Hustle que decida llevar a cabo. Podría ser a las playeras, por ejemplo, si es que lo considero como algo efectivo, o a alguna otra cosa. Lo más probable es que el siguiente Hustle que tendría sería algo dentro del mismo círculo de lo que ya estoy haciendo, definitivamente sería un negocio, entonces ese dinero lo invertiría, 90% seguro de eso, estoy, en marketing. 

12:21. Dudo que me dé tiempo el día de hoy de escribir mi plan a largo plazo, pero lo haré mañana.

Algo que sí quiero dejar aquí es que ya desde ahorita estoy pensando qué puedo hacer. Por primera vez no estoy dejando “para su momento” esa decisión, y ya estoy empezando a formular en mi cabeza preguntas del tipo, ok, si esto no funciona, ¿qué es lo siguiente que puedo intentar?

Y lo primero que se me ocurrió, y de hecho no es para nada una mala idea, es hacer un curso de iMovie para pros, tipo de cómo editar videos cool, nada de mamadas, sin necesidad de tener programas para profesionales como Final Cut X o Premier —¿o premiere? No recuerdo—. No sé todavía cómo lo llamaría, aunque sí sería algo clickbaity, tipo “Edita en iMovie como profesional”, o “Edita Vlogs cinemáticos en iMovie”… Hmmmm. No, necesito algo que tenga más punch, tipo: “Sube la calidad de edición con iMovie”. No, todavía no. Tiene que sonar como algo sacado de BuzzFeed. Me tengo que dar una vuelta por su página para sacar inspiración, esos weyes son buenísimos para los títulos.

12:27.

En fin, ya casi es hora de terminar por el día de hoy, pero lo que quería explorar con esa idea de lo del tutorial, lo que me pone a pensar mucho de cómo lo haría exactamente es: ¿Lo quiero hacer para Udemy? ¿Lo quiero hacer en mi propio sitio web? Sea como sea, creo que es importante que empiece a la de YA a hacer un movimiento mercadotécnico importante, del que ya tenía el conocimiento y, es de hecho muy interesante, pero crearlo toma tiempo y es un proceso a largo plazo y no a corto y pensé que podría esperar a cuando tuviera algo que ofrecer un producto, producto, pero creo que debería empezar ya, para cuando sí lo tenga. Y de alguna manera ya lo tengo, con los vlogs y las playeras… Hmmmm

Este recurso del que hablo es una lista de correos electrónicos. Sé que suena tonto, o anticuado, y de alguna manera sí es anticuado, pero sigue siendo de los mejores recursos, y si algún mercadólogo está leyendo esto, espero que me respalde, o me demuestre lo contrario, porque estoy empezando a pensar que tengo que empezar a la de ya.

12:33.

Ok, me despido por ahora, por cierto hasta este punto, exactamente, son 1,655 palabras. Fue interesante indagar en mi mente de nuevo, hasta mañana, Tony. Bais.