Terapia (10/01/19)

Jueves 10 de enero de 2019.

14:24. 

Había dicho que ayer iba a hablar de los 4 tipos de depresión que, en mi opinión no profesional existen. Y es que creo que es importante diferenciarlos porque no existe un tipo de depresión, y, de hecho, yo creo que el simple factor de ser diagnosticado con depresión, es contraproducente, porque incrementa 1) el pensamiento que la persona está en depresión 2) la dificultad porque ahora que oficialmente ha sido diagnosticado(a), ya es como parte de la persona, y hay otras maneras de salir, porque claro el punto es salir de la depresión, pero la mejor manera ni siquiera es salir de ella, sino más bien, es un proceso de cambiar la realidad de la persona a través de diferentes puntos de vista, y todo empieza simplemente por el vocabulario de evitar decir “depresión”. 

Vaya, creo que es un tema demasiado complejo, debería escribir un libro lol.

Pero bueno, empezaré por la depresión clínica, que a mi entender es, súper simplificadamente, un desbalance químico del cuerpo, por lo que ésta es la única manera que yo pienso que es justificado el uso de medicamentos, porque realmente es un problema médico, que no puede ser resuelto únicamente con terapia y/u otras técnicas.

El segundo tipo de depresión que yo creo que existe es la depresión en el sentido de que es una tristeza muy fuerte, probablemente por un evento traumático o por la acumulación de otras cosas como baja autoestima, fallos personales, decepciones amorosas, falta de actividad social, falta de amigos, sentimientos de soledad, problemas familiares, etc. 

Este tipo de depresión yo la llamaría tristeza, tal vez subclasificarla en tristeza aguda/fuerte/profunda, o tristeza leve, por ejemplo. A lo que me refiero es que no importa que tan grande sea ese sentimiento, es importante para mí llamarlo sentimiento, porque significa que es algo que es posible cambiar. No digo que el cambiarlo sería fácil PARA NADA, sin embargo es mejor pensar que es posible (con esfuerzo y dedicación), a decir que es algo que no depende de ti y que tienes que tomar medicina, ir al médico y que está fuera de tus manos. Eso, dentro de mis creencias sólo añadiría al sentimiento de desesperación, porque ahora no sólo estarías sintiendo esto tan doloroso, sino que además ni siquiera está en tu poder cambiarlo (si lo llamamos depresión y tratamos como una enfermedad). 

La tercera clasificación que le daría sería a esas veces que no tiene una causa aparente, cuando desde fuera en realidad todo va bien, la familia está bien, la escuela va bien, el trabajo está bien también, tal vez hasta tiene una pareja o familia la persona; todo parecería indicar que debería sentirse feliz esa persona, pero cada mañana lo único que quiere es seguir durmiendo, se levanta únicamente por necesidad. Sale a hacer su día, nada le emociona; tal vez se ríe de algunas bromas de sus compañeros, pero es una risa vacía porque al final del día cuando regresa a casa, se sienta en el sillón, se acuesta en la cama, toma el teléfono, pierde el tiempo un rato hasta que llega la hora de dormir y el ciclo continúa al día siguiente. 

A ésta yo la llamaría apatía. Igual que la tristeza, apatía aguda/fuerte/profunda o leve (nombres no definidos al 100%, sólo es para distinguir la severidad). A notar con esta es que en realidad no hay nada “mal”, y eso en realidad añade desesperación al problema porque es probable que la persona se sienta como que nada le emociona, como que todo es gris y monótono, pero a la vez sabe lógicamente que debería estar feliz porque tiene todo yendo bien, pero al no sentirse feliz, se puede desesperar de que no se siente feliz, y eso hace que el hoyo sea cavado más y más profundamente. 

La cuarta, y ésta es de la que no estoy tan seguro si debería siquiera nombrarla sería una combinación de apatía y tristeza, puede que de hecho haya habido un evento traumático que detonó una tristeza muy grande y aunque la persona haya podido salir de ello aparentemente, en realidad no formó raíces fuertes para realmente seguir adelante, entonces entra en un limbo de apatía porque ahora tal vez ya no duele como solía doler, pero ahora simplemente no hay sentimientos, es todo gris.

Mañana continuaré escribiendo de esto, acerca de porqué es tan importante para mí llamarlos sentimientos la mayor parte del tiempo y no “depresión”.

No estoy intentando disminuir el dolor de nadie, por cierto, sé que es algo muy real y que hay mucha gente que está lidiando con ello diario, y no intento decir que por lo que ellos están pasando no existe ni nada por el estilo, sino intento poner esta perspectiva porque una parte fundamental para una recuperación está en que sientan que tienen el poder de cambiarlo, que sepan que depende de ellos, no del padecimiento o del tratamiento, sino de ellos poder llegar a un estado de satisfacción de vida constante, pero es algo por lo que hay que trabajar y no hay un método que funcione para todos, cada persona tiene sus formas y sus tiempos, es cuestión de tener fe que es posible para poder tener fuerza para tomar medidas y así poner las vidas en las manos a que realmente pertenecen, y no en un sentimiento.

14:58.

Terapia (4/01/19)

Viernes 4 de enero de 2018. 

14:06.

Antier me senté a escribir la mayor cantidad de preguntas que pudiera porque creo firmemente que con la mayor cantidad de preguntas que pudiera crear, algunas serían popó, pero habrían muchas buenas preguntas de las que podría descubrir algo valioso de mí. Ahora voy a contestar todas las que sean contestables en media hora. 

Mi única regla es pensar en esto lo menos posible antes de escribir. A veces sale más cuando escribes sin pensar que cuando meditas tus palabras antes, esa creencia es la base de estas terapias. 

¿Quién soy?

Una constante evolución de mí mismo. En general soy quien soy, pero eso también cambia un poco con el tiempo, entonces no hay dos días en que me despierte siendo la misma persona. Si acaso, sobre todo con todo lo que he estado viviendo últimamente, estoy cambiando a un ritmo que nunca antes lo había hecho. Soy también quien quiero y quien requiero ser. Soy un canvas en blanco, en el que proyecto lo que es necesario en el momento, porque puedo serlo. Nunca intentaría proyectar algo que no soy. 

¿Qué quiero en la vida?

Quiero vivir todo al máximo, dar lo más que pueda dar, conocer la mayor cantidad de gente posible, elevar mi arte, mi carrera, mi trabajo lo más alto que pueda, ser la mejor versión de mí mismo que pueda. Vivir con el volumen al máximo, y aprender en el camino. 

¿Qué quiero lograr?

Quiero ver a mi país lo mejor posible. Lo que más quiero en este mundo es ver México lleno de mexicanos felices, quiero ver a mis amigos, a mi familia y a toda mi gente que todavía no conozco, sabiendo que no necesitan voltear al crimen para llevar comida a sus casas o incluso para lograr sus sueños. Quiero creer que cuando muera, si no estamos ahí todavía, que por lo menos puse mis dos centavos y dejé mi semilla para que podamos vivir una vida en armonía y CREAR NUESTRAS PROPIAS OPORTUNIDADES. 

¿Qué quiero?

Conocer mi mundo y conocerme a mí mismo; conocer a la mayor cantidad de gente posible de la mayor cantidad de diferentes contextos posibles con el fin de unir conocimientos y transmitir el mensaje de la manera más efectiva posible. 

Quiero poder vivir de mis sueños, quiero poder vivir creando arte, y con arte no sólo me refiero a libros o videos o lo que sea, sino transformar mi mundo en arte, porque arte no es solamente lo “artístico”, sino lo que hacemos con pasión, al menos en mi opinión. Arte es todo aquello que hacemos con y por amor. 

¿Qué me hace feliz?

Me hace feliz saber que estoy rodeado de oportunidades, que mis amigos estén trabajando duro por sus sueños y por sus metas; me hace feliz trabajar por las mías, aunque también me canse y a veces me quiera rendir; me hace feliz no rendirme; me hace feliz saber que amo y que me aman; me hace feliz el tener momentos felices irónicamente. Me hace feliz saber que estoy haciendo lo mejor que puedo con lo que tengo; me hace feliz tener esperanza y ser positivo; me hace feliz alejarme de gente negativa, pero a la vez tener fe que en algún punto esas personas van a darse cuenta que la manera de ganar es siendo positivo, creyendo en que lo mejor está por venir y que se unan a esta manera de pensar loca pero funcional. Y si no funciona, por lo menos me hace un poco más feliz. Preferiría apostar a la felicidad y estar equivocado que apostar a la apatía y estar en lo correcto.

¿Qué me hace sonreír?

Me hace sonreír escuchar buena música, un buen chiste o descubrir una nueva manera de hacer algo. Me hace sonreír el retarme a hacer algo y tener éxito, o el retarme, fallar, volver a intentar y volver a intentar hasta tener éxito; me hace sonreír ver mensajes de gente que quiero y saber que estoy haciendo una diferencia de alguna manera, que hay gente que conozco que está eligiendo hacer diferente ahora, que están motivándose para pensar más grande y fuera de esa caja de creencias que existe en el mundo, de que sólo hay una forma y así debe de ser. 

Otras cosas que me hacen sonreír tal vez son ver una pareja de viejitos, ver a alguien grabando con una cámara buena, tomando una foto, ver videos de gatos, hablar con gente que me inspire, tomar una guitarra, practicar algo musical. 

¿Qué me molesta?

Me molesta mucho la negatividad, me molesta que haya gente que succione la energía positiva, me molesta escuchar demasiadas cosas malas pasando aquí y allá, en las noticias, en la boca de la gente, me molesta escuchar que no se puede hacer nada, me molesta escuchar que alguien o algo tiene el poder sobre nuestras, mi o sus vidas, me molesta que alguien vea todo lo negativo que podría pasar y que ni siquiera voltee a ver si hay algo positivo; me molesta la apatía; me molesta la negatividad extremista; me molesta ver a alguien no hacer absolutamente nada por sonreír un poco al menos, ver que alguien se sienta, se acuesta, está en el celular, viendo la televisión, apagando su cerebro, no queriendo pensar; me molesta que haya gente que no quiera pensar, por dios no puede haber nada más molesto que alguien que deliberadamente elija no pensar y no hacerse preguntas y no buscar respuestas y solamente sea una patata de sillón. 

¿Qué en mí me molesta?

Me molesta de mí cuando elijo “descansar” cuando realmente sé que lo que estoy haciendo es echar la flojera. Me molesta cuando pasa todo el día y por dentro sé que pude haber hecho mucho más. Me molesta que hayan cosas que quiera hacer y no me haya atrevido, me molesta sentirme arrepentido de algo, me molesta cuando me convierto en esa patata de sillón que tanto me molesta en otras personas, me molesta que no haya dado un 110% cuando sé que podía. Me molesta que me sea tan fácil irme al lado de echar la hueva. 

¿Qué actitudes me molestan en mí?

Mis actitudes que me molestan en mí son que a veces no me controlo al enojarme y exploto, me molesta cuando no hice algo bien y me regañan por eso (no me molesta el regaño, sino saber que la cagué), me molesta no hacer las cosas bien. No me refiero equivocarme, sino hacer algo mediocre. 

¿Qué actitudes en mí me gustan?

Me gusta ser obsesivo, me gusta mi actitud de alegría, me gusta mi actitud de ser relajado, me gusta mi actitud de adaptarme a las circunstancias, me gusta mi actitud de ser buen pedo, me gusta mi actitud de tomar la iniciativa, me gusta mi actitud de ser positivo. Me gusta mi actitud de reírme, de esforzarme, de trabajar, de ser positivo, de tener opiniones fuertes, firmes y no podérmelas callar cuando alguien dice algo con lo que no estoy de acuerdo; me gusta no limitarme tanto por lo que es socialmente correcto; me gusta ni siquiera saber muchas de las líneas de lo que es y lo que no es socialmente correcto. 

Para ser honesto no he pensado demasiado la deferencia entre actitud y formas de ser, lol. Después lo buscaré. 

14:37. 

Terapia (2/01/18) [PREGUNTAS]

Miércoles 2 de enero de 2018.

10:25.

[¿QUÉ ES ESTO? Esto es una lista de preguntas que me propuse hacer sin sobrepensarlas. 30 minutos, la mayor cantidad de preguntas sin importar que fueran tontas o que llegara a repetir en algún punto. Las contestaré en futuras terapias, por ahora la misión fue solamente escribir las preguntas.]

¿Quién soy?

¿Qué quiero en la vida?

¿Qué quiero lograr?

¿Qué quiero?

¿Qué me hace feliz?

¿Qué me hace sonreír?

¿Qué me molesta?

¿Qué en mí me molesta?

¿Qué actitudes me molestan en mí?

¿Qué actitudes en mí me gustan?

¿Quién quiero ser?

¿Cómo quiero ser percibido?

¿Cómo quiero sentirme?

¿Cómo quiero verme al espejo?

¿Mi apariencia física me importa?

¿Mi salud me importa?

¿Qué no estoy dispuesto a sacrificar?

¿Qué estoy dispuesto a sacrificar?

Lo primero en lo que pienso con las siguientes palabras:

  • Éxito.
  • Fallo.
  • Miedo.
  • Confianza.
  • Seguridad.
  • Amor.
  • Logro.
  • Vida.
  • Muerte.
  • Amistad.
  • Gente.
  • Vida social.
  • Redes sociales.
  • Trabajo.
  • Ejercicio.
  • Mente.
  • Espiritualidad.
  • Escribir.
  • Videos.
  • Temor.
  • Teléfono.
  • Computadora.
  • Mundo.
  • Espacio.
  • México.
  • Organización.
  • Desorganización.
  • Citas.
  • Mujeres.
  • Hombres.
  • Dinero
  • Viajes.

¿Estoy listo?

¿Me siento listo?

¿Me siento seguro?

¿Tengo miedo?

¿Creo en mí?

¿Creo poder lograrlo?

¿Qué exactamente quiero lograr?

¿Estoy seguro de creer en lograrlo?

¿Esto vale la pena?

¿Qué no vale la pena?

¿Qué estoy sacrificando?

¿Estoy sacrificando demasiado?

¿Estoy sacrificando muy poco?

¿Me siento feliz?

¿Me siento triste?

¿Me siento melancólico?

¿Qué es la depresión para mí?

¿Qué es la felicidad para mí?

¿Creo poder lograr ser feliz?

¿Creo poder sentirme deprimido alguna vez?

¿Qué debería hacer si entro en depresión?

¿Qué debería hacer si entro en felicidad?

¿Tengo miedo a ser feliz?

¿Tengo miedo a deprimirme?

¿Tengo miedo a fallar?

¿Tengo miedo al éxito?

¿Tengo miedo a trabajar?

¿Tengo miedo a no querer trabajar?

Primera frase en la que pienso cuando veo las siguientes palabras/frases:

  • Salud.
  • Bienestar.
  • Felicidad.
  • Game.
  • Socializar.
  • Hablar con gente.
  • Pedir dinero.
  • Pedir.
  • Dar.
  • Recibir.
  • Regalar.
  • Familia.
  • Aprender.
  • Tiempo.

Completa las siguientes frases:

Quiero…

Ayer…

Me siento…

Mañana…

Soy…

Estoy…

Fallé en…

Hoy…

¿A quién/es admiro?

¿Por qué es importante admirar a alguien?

¿Qué haría si yo fuera admirado?

¿Qué pensaría si fuera admirado?

¿Quién sería si fuera admirado?

¿Debería ser admirado? 

¿Las reglas importan?

¿Romper las reglas es bueno?

¿Ser rebelde vale la pena?

¿Qué estoy evadiendo?

¿Qué quiero evadir?

¿Por qué evado?

¿Vale la pena evadir?

¿Qué pienso en estos momentos? (¡RÁPIDO!)

¿Por qué me era necesario aislarme?

¿Quiero seguir aislado?

¿Hay una línea?

¿Debería haber una línea?

¿Valió la pena aislarme?

¿Valió la pena aventurarme?

¿Vale la pena escribir?

¿Vale la pena vivir?

¿Qué pienso acerca del suicidio?

¿El suicidio es un taboo para mí?

¿Qué es un taboo para mí?

Contesta RÁPIDO con un sí o un no. (¿Me importa o no?):

  • Vida.
  • Logros.
  • Vida social.
  • Mujeres.
  • Amigos.
  • Trabajo.
  • Familia.
  • Hijos.
  • Esposa.
  • Oficina.
  • Dinero.
  • Computadora.
  • Teléfono.
  • Drogas.
  • Muerte.
  • Depresión.
  • Felicidad.
  • Mediocridad.
  • México.
  • Latinoamérica.
  • Tiempo.
  • Presente.
  • Futuro.
  • Pasado.
  • Escuela.
  • Cultura.
  • Recuerdos.
  • Experiencias.
  • Aprendizaje.
  • Fallar.
  • Tener éxito.

¿Cuál es la diferencia?

Éxito/Logro.

Remordimiento/Dolor/Depresión.

Amor/Sexo.

Amor/Romance.

Amor/Pasión.

Pasión/Ocio.

Ocio/Flojera.

Flojera/Depresión.

Depresión/Fallo.

Fallo/Aprendizaje.

Depresión/Tristeza.

Tristeza/Felicidad.

Pasión/Emoción.

Emoción/Sentimiento.

¿Por qué algo es taboo?

¿Por qué existen los taboos?

¿Tienen algún punto en la vida los taboos?

¿Deberíamos eliminarlos? Si no, ¿deberíamos cambiarles el nombre?

¿Tiene algún punto ponerle otro nombre a algo? ¿Realmente cambia todo o sólo cambia cómo lo llamamos?

¿Tengo algún remordimiento? 

¿Qué me mueve?

¿Qué me emociona?

¿Qué me aburre?

¿Qué me afecta?

¿Qué puede tener/tiene mi poder?

¿Soy capaz de amar?

¿Quiero tener hijos?

¿Quiero tener familia?

¿Quiero amar a alguien?

¿Trabajo o amor?

¿El amor puede interferir con metas?

¿Estoy dispuesto a sacrificar amar para lograr mi meta?

¿Qué sería mi Gamora? (Algo que me dolería sacrificar pero lo haría.)

¿Qué no voy a sacrificar para lograr mis metas? 

¿Qué pasa si tengo que sacrificar algo que no estoy dispuesto a sacrificar?

10:56. 

Terapia 30/dic/18

Domingo 30 de diciembre de 2018. 

6:53. 

¿Recuerdas esa sensación de cuando ya llevas muchos días de vacaciones y no recuerdas exactamente en qué día de la semana te encuentras?

Así me siento casi todos los días, no hay mucha diferencia para mí entre un martes o un sábado, entre un jueves o lunes. Hoy se siente como lunes para mí, por ejemplo, pero es domingo. 

Una ventaja obvia de tomar esta ruta independiente y hacer las cosas a mi manera es que es como vivir en unas eternas vacaciones. La contraparte, de lo que no se habla mucho, es que también significa que de la misma manera se siente como vivir en un eterno lunes. Pero a la vez es un lunes en un trabajo que sí te gusta, así que no se siente como el típico “AGH, LUNES”. 

Es como unas eternas vacaciones por la parte de que me puedo despertar a la hora que quiera todos los días, no tengo que vestir un uniforme, puedo hacer prácticamente lo que se me dé la gana, pero al mismo tiempo, vivo en un constante lunes porque todos los días tengo trabajo que hacer. Realmente no importa el día de la semana que sea, no tengo un descanso ni en sábados ni domingos, ni en días festivos. 

Sí me puedo tomar descansos, pero esto no es para nada algo que alguien flojo debería hacer, porque si piensas que hacer esto es fácil y puedes no hacer nada, oh, te equivocas. Definitivamente puedes no hacer nada y dormir todo el día, pero NADIE va a hacer tus cosas por ti. Si tenías que hacer un video, si tenías que actualizar tu sitio web, tu Facebook, tu Instagram, subir historias a Snapchat, escribir un artículo, hacer trabajo para un cliente, hacer ejercicio, reservar un boleto de avión, o lo que sea, ya perdiste un día y ahora mañana tienes doble trabajo que hacer, esto se acumula. 

Realmente se ve fácil por fuera, pero la realidad es que no lo es. Tampoco es difícil, a menos que sea algo que no te apasiona, entonces esto sería un infierno. Imagina, si yo no me levanto con el ánimo de hacer esto diario (y eso que amo hacer todo esto), ahora, ¿cómo lo haría una persona que no ama este desafío?

Hoy me desperté pensando en eso. 

Ahora procederé a divagar como es costumbre aquí. 

No sé si continuar con lo de las playeras. Honestamente no he encontrado el éxito que esperaba encontrar con ello, pero también tengo que tomar en cuenta que me la he jugado demasiado a la segura. He visto que para hacer una buena suma, básicamente hay que gastar una suma igualmente alta en anuncios. Eso es en cualquier negocio, no se puede esperar que con un solo anuncio se ganen millones, se tienen que gastar cientos de miles en publicidad, y traducido a playeras, si gasto como 100, 150 pesos en cada anuncio, no puedo esperar ganar demasiado. 

Ahora bien, un lema que tengo (en cuanto a idiomas realmente pero aplica en TODO EN LA VIDA) es que no debes jugar a romper las reglas a menos que las conozcas muy bien, y la razón por la que me la he jugado tan a la segura por ahora es porque estoy aprendiendo las reglas, estoy familiarizándome con estas reglas del juego, y entonces dejar de intentar ahora podría ser demasiado prematuro. 

Lo siguiente que estaba pensando era hacer un tutorial de cómo hacer un buen vlog en iMovie, tipo exponiendo mis tips de lo que he ido descubriendo haciendo el vlog en el tiempo que llevo en YouTube. 

El problema es que me tomaría un rato armarlo el tutorial, y eso no es problema, definitivamente lo voy a hacer, pero mi pregunta para mí mismo es: ¿Debería dejar de hacer las playeras y enfocarme únicamente en el tutorial? ¿Debería seguir haciendo las playeras mientras armo el tutorial? Creo que ya me respondí jajajaja. 

Creo que lo mejor sería seguir haciendo las playeras, mientras armo el tutorial, y seguir invirtiendo el mismo tiempo que hago ahora más el tiempo que invierta ahora en hacer el tutorial. 

Y en realidad pensándolo bien y aclarando esta parte, mi línea de pensamiento no va tanto hacia que espero hacer mucho dinero del tutorial, sino que es un poco de ingreso pasivo mientras sigo haciendo otras cosas. No espero sacar millones de ahí para ser honesto, pero un ingreso pasivo siempre es bueno. 

Voy a empezar a hacer unos tutoriales para YouTube primero, para probar las aguar, aprender cómo hacer mejores tutoriales, y a la vez, me sirve para tener material que la gente pueda buscar y encontrar (searchable content), atrae suscriptores potenciales, crece el canal, mientras que una vez que saque el tutorial bien bien, el de paga, ya tendré gente que (hopefully) les gusta mi contenido y les gusta lo que hago y compran el tutorial completo. 

Tendré que re-leer el libro de launch, me ayudaría muchísimo para cuando haga el producto bien bien. Será mi primer producto que lanzaré al mercado. Me da emoción también hacer esto.

Así que, para recapitular, tengo en mi plato en estos momentos (y tomando en cuenta lo que viene para 2019) esto:

  • Vlog (¿diario?).
  • Video semanal chido. 
  • Tutoriales para YouTube. 
  • Tutorial para ventas. 
  • Diseñar playeras.
  • Promocionar las playeras.
  • Actualizar el sitio web. 

No suena como tanto a simple vista, pero todo esto es algo que estaré haciendo todos los días. Por cierto, hay una cosa más que posiblemente haré a partir del próximo año que me emociona, pero hablaré más de ello mañana. Bais. 

7:22.

Terapia 28/dic/18

28 de diciembre de 2018. 

12:34. 

Siento que la mayoría de veces que escribo empiezo diciendo “no he escrito en un rato”, o algo así. Por poco empiezo así otra vez hoy. No, señor. No más. 

Tengo definitivamente un problema de consistencia, y es parte de lo mucho que he estado descubriendo mientras estoy aquí en Europa, pero no importaba tanto antes porque mientras tenía el trabajo normal, la consistencia en mis propias cosas no era algo tan relevante. Iba a trabajar todos los días, no porque fuera el mejor en hacerlo constantemente, sino porque era algo que tenía que hacer; no era algo que podía saltarme porque whooopsi, se me fue el tiempo o algo así, entonces haberlo hecho constantemente no es un logro. 

Ahora bien, viendo en retrospectiva me doy cuenta lo fácil que es caer en la trampa de pensar que sí estaba haciendo algo, que me estaba moviendo, que estaba cumpliendo, mientras que sólo estaba logrando hacer lo que era obligatorio hacer de todos modos. Y es que es bastante diferente cuando se trata de hacer algo que hay alguien mas que es el que te va a dar en la torre si no lo haces. Cuando depende de ti mismo y no hay nadie más que te esté manteniendo con el sentido de ES IMPORTANTE HACER ESTO PORQUE SI NO (…), entonces no se siente como que exista una real consecuencia, peeeeero, como cumplí en mi deber de ir al trabajo, entonces logré algo, “ni modo que no me dio tiempo de hacer lo otro porque se me fue el tiempo viendo Facebook, o porque me quedé picado con mi serie y vi un capítulo extra, no pasa nada, al fin y al cabo cumplí mi obligación que es lo que importaba”. 

Fallar en hacer lo mío tal vez no afecte drásticamente al mundo, tal vez nadie se va a dar cuenta que no hice mis cosas, tal vez incluso hay gente que sí se dé cuenta, pero no les importa porque no les afecta; entonces nadie dice nada, no pasa nada, e incluso si dicen algo, al final del día quieren ayudar, lo cual es positivo, sí ayuda, pero YO como individuo responsable de trabajar en mis cosas, como individuo responsable de este proyecto extra en el que estoy trabajando, no siento esa presión, no siento ese fuego en mis nalgas, porque A NADIE MÁS LE AFECTA. 

Espero que se vea mi punto. 

Entonces me doy cuenta que me pasa aquí bastante seguido que me dejo llevar por la flojera, que me dejo llevar por el “un ratito más”, que me dejo llevar por “un video más”, “media hora más de dormir”, y cuando acuerdo, diablos, ya no me dio tiempo de hacer lo que tenía que hacer, y a fin de cuentas a nadie le importa, la diferencia ahora es que no tenía un trabajo normal al que asistir en el que tengo un jefe y se nota si llegué tarde, me descuentan del salario y hasta incluso me podrían correr. Entonces no tengo ese sentido de que al menos hice algo y eso afecta en que se hace más evidente que no logré mis metas del día. 

Creo que para mí eso ha sido de lo más difícil de manejar en esto de trabajar por mi propia cuenta, que hasta ahora no he desarrollado el método que me funcione mejor para lograr mis metas del día al día. 

Y a fin de cuentas, peor que las excusas, es que no planeo lo suficiente (hasta ahora), entonces es fácil que se vaya el tiempo, que se me pierda de vista qué tanto tiempo estoy malgastando realmente, y ahora daré el ejemplo de cómo se ve un día de los que me arrepiento normalmente. 

  1. Me despierto a las 9, pero ya empezó mal porque quería levantarme temprano para hacer algo desde temprano. Digamos que quería despertarme a las 7, ni siquiera a las 4:30 como solía hacer en Guadalajara. Y normalmente sí escucho la alarma a las 7, pero fallo en levantarme, y cuando lo hago dos horas más tarde, siento que fracasé y apenas está empezando el día. 
  2. Bueno, todavía tengo sueño, podría dormir más pero ya, me tengo que levantar porque tengo cosas que hacer (¿qué cosas? No sé exactamente, pero sé que tengo cosas). Así que abro mi teléfono y me pongo a ver videos. Luego tal vez abro Facebook, veamos unos memes, jajaja jijiji, pero ya cuando veo son las 10. Ptm. 
  3. Ahora voy al baño porque tengo que ir, de mientras veo otros videos, y cuando veo ya son las 10:30. ¿Neta?
  4. Ahora ya quedó descartada la opción de ir a hacer ejercicio porque es muy tarde. 
  5. Me meto a bañar. 
  6. Salgo, me visto y cuando veo ya son las 11:30 (tal vez vi un video mientras me rasuraba y me quedé picado y lo seguí viendo antes de meterme a bañar). 

Y ya a partir de ahí varía bastante dependiendo del día, de con quién estoy y de dónde estoy, y eso me afecta bastante, he descubierto, porque está chido no tener una rutina y que cada día es una nueva aventura, pero también significa que no sé exactamente cómo se va a ver mi día, y entonces tomo excusa para no planear precisamente por eso y me devuelve a mi ciclo vicioso. 

Entonces lo que voy a intentar hacer para remediar esto a partir de ahora es procurar anotar literalmente minuto a minuto qué voy a hacer. Lo que haré será probar primero anotar todas las cosas que de entrada sé que tengo que cumplir con, el día de hoy. Luego hacer un bosquejo del día, y luego planear una hora por adelantado y poner un cierto momento en el que voy a re evaluar la situación y volver a planear. 

Entonces se verá algo así. 

“Cosas que tengo que hacer:

  • Despertar. 
  • Hacer ejercicio. 
  • Bañarme. 
  • Terapia. 
  • Editar el video para Sarah. 
  • Editar el vlog T03E…
  • Terminar de leer el WHR 2017.
  • Escribir el guión para el video. 
  • Salir a practicar habilidades sociales. 
  • Comer. 
  • Dormir. 
  • Evaluar a gran escala el día siguiente.“

Esas son las cosas que estoy seguro que mañana tengo que hacer, por cierto. 

Entonces tomo todo, y ahora lo ordeno para que entren en una de 4 categorías.

Muy temprano. (4:30-7) Temprano. (7-12) Tarde. (12-5) Noche. (5-8)

Entonces después de saber eso, puedo planear la noche anterior lo que haré muy temprano al día siguiente así más o menos. 

Muy temprano: Despertar (4:30). Hacer ejercicio (5:00-6:00). Bañarme (6:00-6:40). Comer (6:40-7:30). Re evaluar (7:30).

Y ya tengo mi primer bloque del día planeado y a partir de las 7:30 tomo el resto de cosas que tengo que hacer y ahora planeo mi segundo bloque con base en qué tan efectivo mi plan fue. Tal vez, por ejemplo me tomé más tiempo haciendo ejercicio y ahora eso empujó todo hasta las 8:00, pero el punto no es seguir todo AL PIE DE LA LETRA, sino de hacerlo lo más exacto posible e ir mejorando con la práctica. 

Así que ese ejercicio de hecho fue real. Ahora bien si me quiero despertar a las 4:30, lo ideal sería irme a dormir a las 9:30. Veremos mañana. 

Terapia (21/dic/18)

Viernes 21 de diciembre de 2018. 

15:23.

Hoy es viernes de salir en la noche, espero jaja. No me gusta salir de fiesta, no me gusta salir de antro y todo ese ritual de viernes/sábados en la noche, pero hoy salgo por elección mía. ¿Por qué quiero salir? Tengo buenas razones. 

Una de las cosas que he descubierto que me hacen feliz es tomar desafíos y hacer lo que pueda por atravesar situaciones difíciles y me gusta aprender nuevas habilidades en el camino. Y una de los retos que he tomado de los que más he aprendido, tanto de habilidades como de mí mismo, ha sido al desarrollar habilidades sociales. 

Tener habilidades sociales es algo que mucha gente toma por sentado y que mucha gente no toma en cuanta como que es algo que se debe aprender o enseñar, sino que de alguna manera lo debemos aprender. El cómo es algo que nunca pensamos. ¿Cómo se supone que aprendemos a hacer amigos o ligar o simplemente no sentirnos incómodos en situaciones sociales?

Tomamos por sentado que los extrovertidos son naturalmente buenos en esto y los introvertidos no lo son, lo cual tiene un poco de cierto, pero algo a lo que no le damos el crédito suficiente es que los introvertidos también podemos aprender a hacerlo… ES UN DEBER APRENDER a hacerlo, porque si no somos buenos naturalmente en esto, entonces no se va a hacer más fácil con el tiempo, y la verdad es que es una de las habilidades más importantes para tener en la vida. 

Y es que todo empieza con aprender a hacer amigos, por ejemplo, ¿cómo se supone que debemos hacer amigos? Muchas veces pasa naturalmente, coincides con alguien en una clase o en el trabajo y se caen bien y bam, amistad formada, pero no siempre es tan fácil. 

Y si aprendes a hablarle a gente que no conoces, y aprendes a cómo perder el miedo, y aprendes a qué decir, qué no decir, cómo decirlo, cómo proyectarte para inspirar confianza, cómo sentirte con la confianza para hacerlo, etc., imagina que adquieres esas habilidades y estás en un evento de networking y ya es natural para ti el hacer amigos y conocer gente y hablas con muchas personas en el evento, conoces gente nueva y un día conoces al que en el futuro va a ser tu nuevo socio de negocios o al que va a invertir en tu negocio o al que te va a contratar y dar ese empleo que tanto querías. 

Es cierto que el nepotismo existe en México y de alguna manera es una forma de corrupción, lo entiendo totalmente, no todos tienen la oportunidad de ser el familiar de alguien con un puesto de poder que les garantiza un buen empleo al empezar a trabajar, pero imaginemos que no existe el nepotismo, imaginemos que todo depende de la entrevista de trabajo… Tener habilidades sociales te va a permitir proyectar seguridad, confianza, una buena impresión con el entrevistador, y eso te va a dar mayor puntos para conseguir el empleo que quieres porque mientras una parte dependa de un ser humano, va a existir el factor de que se van a inclinar consciente o subconscientemente a las personas que les cayeron bien o que les dieron confianza porque de alguna manera el que proyecte una buena impresión de seguridad significa que sabe lo que hace, y el que contrata quiere contratar a gente que saben lo que hacen. 

Ahora bien, regresando al problema del “nepotismo” en México, el único problema que yo veo es cuando contratan a alguien que no hace su trabajo y aun así le pagan, eso sí está de la verga, pero el sistema funciona bien, en mi opinión y solamente les va a chocar que contraten a conocidos a los que no saben de dinámicas sociales, porque los que sí saben, saben cómo proyectarse para tener una buena oportunidad para alcanzar el éxito, signifique lo que signifique. 

Ahora bien, otro paréntesis, no se trata de manipular o algo por el estilo, eso es lo más cool de todo, se trata de mejorar como persona para poder proyectar la mejor imagen posible, pero no es mentira, es que mejoramos como seres humanos y proyectamos esa imagen pero es cierta porque hemos mejorado, y eso se vuelve una espiral hacia arriba. 

Pienso que todo se trata de espirales, no existe un punto estático de lo que haces; o haces algo que te pone en una espiral hacia arriba o haces algo que te pone en una espiral hacia abajo, pero no hay intermedios. ¿A qué me refiero?

Pongamos un día cualquiera, me levanto temprano con la primera alarma. Eso ya es la primera victoria y da un poquito de impulso positivo. Luego me pongo mi ropa deportiva y salgo a correr, tal como lo había prometido la noche anterior. Segundo impulso positivo. Luego hablo con una chica y eso me da la satisfacción, independiente de lo que pase, de que hice algo que me dio nervios, miedo pero no me eché para atrás y eso añade a lo pasado, ya tengo más y más impulso positivo, y esos no sólo me hacen sentir mejor, me hacen actuar mejor, porque ahora ya no tengo que tomar tanto esfuerzo, ya tengo momentum, inercia, y ya no necesito tanto para hacer lo mismo, entonces ésta fue mi espiral hacia arriba. 

Ahora bien, pongamos un ejemplo opuesto, me levanto tarde, apagué todas las alarmas, me despierto y ya no me dio tiempo de hacer ejercicio. De entrada ya tengo dos “fallos” que me dan impulso negativo. Camino y no me atrevo a hablarle a la chica, ya se me han acumulado más impulsos negativos y ahora me dan más nervios hacer las cosas de lo que me hubieran dado normalmente. No significa que cuando entramos en una espiral negativa ya no podemos salir, sino que es mejor evitarla y desde el inicio dejar lo mejor posible para que nos dé impulsos negativos y hacer lo más posible por tener esos impulsos positivos. 

Y todo esto es sólo para decir que hablar con gente extraña, sobre todo con chicas (porque es una de las cosas más difíciles para un hombre, de verdad), dan mucho impulso positivo y eso me impulsa a la vez a echar menos flojera, de hacer más trabajo, de hacer mejor trabajo y me siento mejor conmigo mismo. 

Así que una de las habilidades más importantes de aprender son habilidades sociales, y todo empieza buscando en Google “cómo ligar”. Suena medio triste, pero es algo que no llega naturalmente, tenemos que aprender a hacerlo, y lo mejor de todo es que hoydía hay gente que lo enseña, y hay muchísimo contenido GRATIS. Así que sólo tenemos que hacer el esfuerzo de buscar en google, ni siquiera tenemos que pagar por hacerlo. 

15:59. 

Terapia (13/dic/18)

Jueves 13 de diciembre de 2018.

13:21.

Definitivamente estoy haciendo un buen trabajo con darme cuenta de las cosas que me están distrayendo, de las formas que adopto para evitar o evadir hacer trabajo o reflexionar, o lo que sea que tengo que hacer, lo que ha estado fallando ha sido la ejecución al eliminar dichas distracciones, más que nada en el tiempo que me toma eliminarlas o cambiarlas. 

Sin embargo me siento orgulloso de al menos darme cuenta de cosas que no necesito y que hacía y que simplemente toman tiempo y no me dejan nada bueno. Hay ciertas apps que me hacen caer en una espiral de perder el tiempo buscando algo, deslizando infinitamente sin en realidad esperar encontrar nada, pero de alguna manera aun así embobado con el contenido y esas cosas. 

Del día que estuve en silencio aprendí que tiene muchísimo valor (obviamente en realidad) para mí deshacerme de esas cosas como Facebook e Instagram, hasta YouTube de alguna manera, pero a pesar de que sigo viendo las ventajas de deshacernos un poco de ellas, no las voy a satanizar como mucha gente lo hace. 

De hecho mi opinión sigue siendo la misma: hacer uso correcto de Facebook, Instagram, YouTube, o mil apps que han surgido y que continuarán surgiendo, es la manera correcta de vivir la vida hoydía.

Demasiada gente vive enamorada, obsesionada con el pasado, y no voy a mentir, hubieron momentos hace no tanto tiempo, en el que yo estaba de acuerdo, que solía decir cosas como que las redes sociales nos están haciendo estúpidos”, que “succionan la vida de nosotros”, o la más común, que “los niños se están perdiendo de tantas cosas como interacción humana” y cosas así, pero ahora veo las cosas también desde la otra perspectiva.

Siendo un gran —con gran no digo que yo sea grande, sino que propongo con fuerza esto, y en el momento en que lo escribo es mi postura— proponente de hacer uso AL MÁXIMO de estas herramientas en línea que tenemos hoy, de verdad creo que ambos puntos de vista tienen un punto, tanto los que están a favor del internet —hablo más que nada de las redes sociales, pero lo dejo en internet para también dejar espacio para otras áreas— como los que piensan que es el diablo y que los niños que crecen con un teléfono/tableta en sus manos desde bebés se pierden de lo que nosotros tuvimos.

La cuestión que estoy explorando y que quiero definir bien, porque eventualmente haré videos de esto, no es acerca de quién está bien y quién mal, porque ambos puntos de vista tienen argumentos totalmente validos; de hecho me atrevo a decir que ambos están totalmente correctos. 

Esto nos deja con la pregunta de: ‘¿en qué están correctos?’, y: ‘¿hay manera de que exista un punto intermedio funcional? Creo que sí, a lo último. 

Y en lo que creo que ambos están correctos es en lo siguiente:

Anti-Internet:

Distrae demasiado.

Es adictivo. 

La gente no está aprendiendo correctamente a socializar.

Y ahora mismo en este momento no se me ocurren otros argumentos, aunque estoy seguro que hay más. 

Ahora bien, pensando un poco más acerca de las implicaciones de cada uno de estos puntos, puedo hacer también un argumento en sentido opuesto de la siguiente manera:

Sí distrae demasiado, pero también la televisión, también podría leer, como podría salir de fiesta, o estar con amigos. El estar enfocados no depende de si estamos en internet o no, depende de si aprendemos a concentrarnos en algo. 

Ahora bien, sí, es bien sabido que las nuevas generaciones tienen un nivel de concentración mucho menor, pero también tienen un mejor nivel de multitareas que otras generaciones, así que es una desventaja por una parte, pero ventaja por la otra. Otra cuestión importante es que sabiendo esto, depende también de la educación que se le da a las nuevas generaciones, especialmente en casa mediante el EJEMPLO. No podemos pedir algo que nosotros mismos no hagamos. Predicar con el ejemplo, pero predicar a fin de cuentas, esto de aprender a concentrarnos en lo que tenemos que hacer es a fin de cuentas un tema que tiene que ser tocado y enseñado tanto como cualquier otro valor. 

Es adictivo. Sí lo puede llegar a ser. Tenía desde inicios del año 2016 que no me sentaba en un salón de clases, así que había estado desconectado de cómo se manejan las nuevas generaciones en los salones por mucho tiempo, y me sorprendió muchísimo darme cuenta de cuánto tiempo puede pasar un ser humano con el teléfono en la cara. Sí, sueno como un anciano, no me importa, de verdad NO PUEDO REMARCAR LO SUFICIENTE cuánto me sorprendió ver durante 4 clases de una hora cada una (por día), a gente que desvió la mirada de la pantalla de su celular (NO MIENTO NI EXAGERO AQUÍ) por más o menos 15 o 20 minutos en total. EN TOTAL. 

Entonces sí, puede ser adictivo, lo sé, yo mismo he caído en esa trampa, razón por la cual me sentí en la necesidad de tomarme un día en silencio el 27 de noviembre del 2018. Pero mi argumento aquí es que no es realmente la culpa de la tecnología. Sí, el síntoma es la tecnología, pero no es la enfermedad, así como la cura no es imponer sanciones en contra de la tecnología, porque es como querer curar una gripa sólo cubriendo tu nariz con papel. Podría resolver un poco de los problemas, pero la gripa sigue ahí. 

Creo firmemente que la cuestión es bastante complicada, y no es sólo una gripa, sino una enfermedad completamente nueva a la cual hay que dedicarle tiempo de investigación y experimentación para poder encontrar las verdaderas formas de curarla. 

Aclaro, no digo que nadie esté realmente enfermo, solamente sigo jugando con la metáfora. 

Y el tema de como salir de la adicción de la tecnología lo pensaré más en otra ocasión porque de verdad creo que es muy complejo. Pero sí escribiré un pequeño adelanto, y creo que debe ser tratada (cuando ya es adicción adicción) de una forma similar que la adicción a las drogas o al alcohol, y no me refiero a centros de rehabilitación, sino a otras cosas más complejas. Ahora bien, igual en el sentido de la prevención, es importante crear valores desde mucho antes de que exista un problema, y no solamente enmascararlo negando que exista. Me refiero a que prevención no sería no darle un teléfono o tableta a un niño, porque eso podría empeorar las cosas, sino en sí, darlo, pero debe existir el valor de trabajar duro por las cosas, de no hacer lo que los demás hacer solamente por encajar, de tener una opinión y defenderla, de tener cuidado de con quién hablan en la vida real y en línea, de que son responsables de lo que hacen y que deben hacerse responsables de sus acciones (SOBRE TODO EN INTERNET); cosas obvias para nosotros, especialmente mi generación, quiero creer, que creció ambos sin la tecnología y con. 

Y por último está la opinión de que los niños no están aprendiendo a socializar correctamente, y yo diría que es completamente cierto, pero… ¿desde cuándo sí lo han hecho?

Yo desde que tengo memoria tuve la bendición de tener una intuición correcta acerca de qué hacer para tener amigos, porque en realidad nunca supe qué diablos estaba haciendo, de hecho me consideraba terrible para hacer amigos, y de hecho, aunque muchos no lo crean, me inclino mucho más a ser introvertido que extrovertido, y eso no me hizo nunca fácil sentirme cómodo al interactuar con gente nueva.

Ahora bien, está ‘bendición’ fue en realidad un valor que mis papás hicieron muy bien en enseñarme desde pequeño, y éste es que debemos tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran, y yo sé que me encantaría que la gente fuera agradable, amistosa, que me hiciera sentir bien, que no me juzgara, que me tuviera paciencia, que me escuchara, que me amara, así que es lo que desde pequeño hacía. Realmente no sabía hacer amigos, pero sabía cómo quería que la gente me tratara y los trataba de la misma manera, por lo tanto le caía bien a la gente. 

Ahora bien, mi punto con todo esto es que nunca ‘aprendí’ a interactuar con la gente; nadie me enseñó a hacerlo. Aprendí valores importantes antes de aprender la mecánica de cómo hablar con gente nueva. 

Hoydía sí puedo decir que he aprendido cómo hablar con gente nueva, he aprendido a hacer amigos, he aprendido las tácticas para hacerlo, pero los valores siguen ahí, intactos, sólo que ahora sí sé de estrategias, pero esto lo aprendí solamente porque tuve el interés de buscar en internet, la humildad para aceptar que no sabía y aprender de ello, y la obsesión necesaria para hacer los ejercicios sociales que necesitaba. (Estaría bueno otro día analizar más todas las implicaciones que ha tenido el aprender dinámicas sociales, también definió mi vida muchísimo.)

Para cerrar, los niños están definitivamente creciendo sin ser forzados a interactuar frente a frente con la realidad, así que aquellos individuos que no crecieron con los valores con los que yo crecí, desde antes son aquellos individuos que hoy los ves y tienen 40 años y tal vez son solteros, o tal vez sí tienen pareja pero no saben hacer amigos, y hacen bromas incómodas, no saben tratar a la gente, o simplemente son terribles para hablar con. Conozco mucha gente así, y en realidad no es su culpa, el problema es que nadie enseña estas cosas, y como tenemos la idea de que esto se aprende solo (como ligar, ufff ese es otro tema que me va a llevar horas para hablar de la importancia de APRENDER a ligar), entonces no preguntamos, porque sería admitir que no sabemos hacer algo que deberíamos haber aprendido por nuestra cuenta. El problema es que esto es una premisa completamente falsa, no es cierto en lo absoluto que debemos aprender por nuestra cuenta. Hay gente que lo logra, bien por ellos, pero en realidad es algo que 1) Se debe enseñar; 2) Se debe preguntar. Es casi casi como que deberíamos tomar clases de interacción social, porque así de importante y poco intuitivo es. 

El ser humano es complejo, así que debemos saber un poco de psicología para comprendernos a nosotros mismos. 

Dije que ya iba a cerrar y sigo abriendo puntos nuevos jajajaja. 

YA ahora sí en conclusión (del punto de que los niños no aprenden a socializar). Es cierto, no están aprendiendo a socializar, pero tampoco les estamos enseñando, entonces ellos no son tanto el problema, sino nosotros y les queremos echar la culpa a estos escuincles. Y sí, obviamente ellos son los que tienen el problema, pero un problema que nosotros les creamos. 

Y, un poco en su defensa, están aprendiendo a socializar de una manera completamente nueva, ellos están creciendo aprendiendo a socializar en línea, y eso es algo completamente nuevo; ellos están creando las nuevas reglas del juego. Entonces eso es algo interesamente para mí. Ahora bien, las viejas reglas nosotros las “sabemos”, pero no se las estamos enseñando, entonces realmente ¿quién es el del problema?

Mañana (probablemente) exploraré el tema de los pros de la tecnología (redes sociales) porque ya son las 14:13 y solamente se supone que iba a escribir por 30 minutos. 

En fin, esto es todo por hoy, ciao. 

Terapia (12/dic/18)

Miércoles 12 de diciembre del 2018. 

16:23.

El 8 de diciembre dije que iba a hacer esto diario. Luego al día siguiente me dije a mí mismo ‘bah, me tomaré un descanso’, y luego lo siguiente que sé es que ya es 12 de diciembre y no tengo idea en qué momento pasó tanto tiempo. 

En fin, por lo menos ya estoy de vuelta en esto; ha resultado ser bastante bueno para mí, y de hecho creo que he mejorado un poco en expresar con mayor claridad mis pensamientos, o al menos en enfocarme en algo en específico. En la primera terapia de estas que hice estaba súper desenfocado, pero como que ahora he mejorado un poco. Creo. 

Ayer estaba pensando que una de las ventajas que tengo por sobre otras personas es la inteligencia emocional que manejo. Estoy muy agradecido con la vida por haberme topado a buena edad (17 años) con Comenza, que es un centro donde se practica coaching —algunos le llaman ontológico, la verdad desconozco el nombre técnico y no sé si ontológico es correcto, pero prefiero llamarlo solamente coaching—, y hoy, cuatro años (casi 5) después reflexionando en todas las decisiones que he tomado desde entonces, de verdad no sería la misma persona si no hubiera tomad el coaching. 

He tenido algunos puntos de cambio total en mi vida, y haber conocido a Yeyo y luego haber entrado a Comenza fue uno de esos puntos. Desde entonces he seguido de una forma u otra en el proceso de adquirir y practicar los conocimientos de inteligencia emocional, y en realidad es algo que nunca acaba, no es como de que te gradúas y ya, sino que tienes que seguir en ello de una forma u otra. 

Pero a lo que iba con esto es que es una ventaja porque he aprendido a mantenerme tranquilo en situaciones que normalmente podrían derrumbarme o bien si caigo, puedo levantarme más rápido, puedo reinventarme —es una expresión que se usa seguido en el coaching y me encanta— para que so algo no da resultados, cambio la estrategia y sigo adelante, hoy sé que un ‘no’ no siempre es malo, de hecho casi nunca. La mayor parte de veces (si no todas, de hecho) significa ‘una nueva oportunidad’, y ya sé que la frase está más que choteada, ha sido ocupada mil y un veces en la vida, pero la sigo usando y seguiré haciéndolo mientras me sirva. 

Y creo que con ello viene algo bastante grande, todo esto de la inteligencia emocional, muchos lo van a enseñar de alguna manera, muchos de otra, a veces los conceptos chocan los unos con los otros, pero mientras me sirva a mí y mejore mi vida, no me importa realmente de quién vienen, o en qué presentación (qué frase o quién la dijo, por ejemplo). 

Y a lo que iba con todo esto es que ayer estaba hablando con una persona que es muy importante para mí —aunque ella cree que no por alguna razón de la que seguramente tengo parte responsable y tengo que ver qué pedo, pero esa es otra conversación—, y me di cuenta de algo importante. 

Ayer durante la conversación precisamente salió al tema que yo tengo ventaja por el tiempo que he estado en esto de la inteligencia emocional. Tengo ventaja no porque sea un prodigio o perfecto —no me considero ninguno de esos—, pero porque simplemente la experiencia que he adquirido a través de vivencias y enseñanzas directas e indirectas de la vida me han llevado a un nivel más alto, pero no significa que la gente que nunca ha estudiado nada de inteligencia emocional, que tal vez ni siquiera ha escuchado la palabra antes no pueda llegar a un punto similar al mío. 

Lo que quiero decir con esto es que parte de mi misión es motivar, inspirar, mover a la gente que me conozca en persona o por mi contenido, a que tomen alguna acción para que se pongan en camino a lograr sus sueños 

Eso suena bien chingón y bien bonito, pero el verdadero trabajo duro de lo que depende todo no es necesariamente en la cantidad de trabajo que le metan —aunque sí es parte fundamental—, pero los cimientos, el trabajo previo es la inteligencia emocional. Si no tienes inteligencia emocional y no trabajas con ella, y llegas a un punto en donde te das cuenta que cometiste un error o fallaste o simplemente no llegaste a la meta que querías, te va a derrumbar, y probablemente hasta más culero que si nunca hubieras intentado tomar acción hacia tus sueños. 

Entonces por eso fallan tantas personas en mi opinión. Damos por sentado que 1) La gente a nuestro alrededor sabe qué hace, especialmente la gente que admiramos o que son ejemplos para nosotros como papás o amigos que han logrado metas grandes (a nuestras perspectivas); y 2) Que en algún momento por milagros de la vida adquiriremos esa experiencia nosotros mismos en algún punto, y ninguno de los dos puntos son ciertos. 

La mayor parte de la gente no sabe lo que está haciendo.

Aprenderemos muchas cosas a través de la experiencia, es cierto, pero esto es conocimiento práctico, necesitamos aprender el teórico para combinarlo y tener una idea de cómo utilizar esos aprendizajes. 

Mi meta a gran escala es ver a la mayor cantidad de gente posible siendo feliz. Ver a la mayor cantidad de gente viviendo un estilo de vida que elijan, que sea grande, que estén motivados por las mañanas porque tienen un trabajo que les gusta, que sí, probablemente seguirá siendo trabajo, y eso implica TRABAJAR, y cansa, y es pesado, pero no es un trabajo que mata por dentro, sino que ejercita el alma; que lleguen a casa a un hogar donde son felices porque los recibirá una persona con quienes eligieron compartir su felicidad, que no necesitan, pero con quien son felices; que viajen por el mundo si es lo que quieren; que hagan arte, y si es la meta, que puedan vivir de ello; que lean, estén informados, sepan que sus visiones, tal vez chocan con las de otros, pero que las de los demás son tan validas como las propias y que puedan aceptarlas —tal vez no cambien de opinión, pero ACEPTAR no significa tener que cambiar de postura—.

¿Suena a utopía? Tal vez, pero no me detendré hasta que esté muerto, por hacer todo lo que pueda por llegar a esta visión, o lo más cerca que me alcance antes de quedarme sin vida. 

15:54.

Terapia (3/dic/2018)

Lunes 3 de diciembre del 2018. 18:44.

Los días pasan por igual aquí, no distingo entre días de la semana y fines de semana. No distingo entre lunes o martes, podría ser sábado y no me daría cuenta. Esto es justo lo que quería. 

Necesitaba una salida, necesitaba callar todo el ruido y venir a un lugar donde estuviera solamente yo, porque en un mundo ruidoso, mi voz se vuelve más difícil de escuchar. 

Escribo con un aire de melancolía porque hoy es mi último día aislado. Al menos el último día en 2018, el próximo año confío seguir haciendo esto constantemente, a veces hace falta un espacio de silencio así. 

Pero por plácido que haya sido estar aquí, no puedo evitar comparar con la vida de una ciudad bulliciosa —pero no demasiado, tampoco hablo del DF, por ejemplo— es necesaria para impulsar el progreso, para volver a la urgencia del trabajo. Estando aquí solo, en un pueblo donde nada pasa realmente olvido fácilmente la urgencia de la vida. Es una sensación bonita por un tiempo, pero mi meta no es sentarme y relajarme y descansar; al menos no por ahora, quiero vivir, quiero hacer, quiero crear, deshacer, acertar, errar; vivir lo más que pueda por el tiempo que pueda. 

Así que no pienso frenarme por demasiado tiempo, sólo mientras dure el semáforo en rojo para descansar mi motor, para luego volver a pisar a fondo el acelerador. 

Así que una ciudad como Guadalajara la verdad hasta ahora ha sido ideal. Era lo suficientemente grande como para sentir esa urgencia, pero también lo suficientemente pequeña para no hartarme. Ahora bien, ¿por qué no me quedé en GDL? Porque no es momento de parar, no todavía. Probablemente Guadalajara es la ciudad correcta en México, pero no estoy seguro en primera de querer crecer más en México. 

Es una relación extraña que tengo, porque mi misión, por lo que he visto hasta ahora, es en México, pero no mi vida. Y no quiero parecer hipócrita de ninguna manera, me apasiona la idea de ver a mis compatriotas crecer económica y emocionalmente, pero a la vez hay algo que me llama de estar aquí en Europa. No tengo un dónde específico todavía, pero donde sea. 

Además otra cosa importante —que sí, agarro de excusa un poco, pero tiene sentido, según yo— es que quiero estudiar un poco de cerca el modo de vida de aquí, hay muchos países que al parecer han encontrado la forma de vivir en armonía, de hacer que sus gobiernos funcionen y la gente viva con salarios si no perfectos, decentes, donde sí alcanza (en promedio) para vivir. 

Sé que en México existen problemas de corrupción y de pobreza y de narcos y yadayadayada, eso a mí me vale treinta hectáreas, pero tengo una razón. Nos enfocamos un chingo en el problema y no en la solución. Necesitamos enfocar nuestra atención en lo que realmente importa, e ignorar un poco lo que no. 

Sé que todo eso que mencioné existe y que es real, pero hagamos un experimento de pensamiento. Tenemos un comedor con cuatro sillas y hay una silla rota, la examinamos y vemos que tiene rastros de termitas por todas partes, además de que por la edad y el poco cuidado que tuvimos con esa silla, está muy frágil de las cuatro patas. Tiene una pata a la mitad y las otras no estás lejos de romperse también. ¿Cómo la podríamos arreglar?

Sé que esto es para mí, pero también sé que lo estoy poniendo en línea y quiero extender esta encuesta a quien lo esté leyendo. Si estás leyendo esto, de verdad significaría el mundo para mí si vas a los comentarios y sin hacer trampa de leer mi respuesta u otros comentarios antes de escribir el tuyo. 

¡Gracias por participar!

Ok, quiero creer que existen muchas respuestas valiosas en la mente de cada persona a la que le pregunte esto, pero YO creo que hay algo que está fundamentalmente equivocado, y no tiene nada que ver con las respuestas. El error es la pregunta, no las respuestas. No hay que arreglar algo que está así de jodido. Si le ponemos kola loka y masking tape —antes pensaba que era “masquin tape o algo así” jaja—, e incluso si lográramos arreglar lo de las termitas, venga, el punto es que es demasiado esfuerzo.

Ahora bien, por la otra parte, la pregunta que sugiero que deberíamos hacernos como colectivo es qué nuevo podemos hacer. La diferencia entre querer arreglar la silla o tomar otra del comedor —o comprar otra nueva.

Entonces mi teoría que tengo de cómo crear un nuevo sistema en México no tiene que ver con el gobierno para nada. Dentro de lo que me concierne pueden hacer lo que se les hinche el huevo, porque quiero remarcar que lo importante para mí no es lo que haga el gobierno, sino lo que hagamos nosotros. Esa es la gran diferencia, siempre estamos pensando en lo que está mal con el gobierno, pero no pensamos en qué está mal en nosotros mismos. 

Es algo que evitamos porque lo sabemos muy dentro, pero el mexicano —no exclusivo al mexicano, pero hablo de lo que conozco—, tiene un orgullo inmenso de “yo soy bien chingón”, y sí lo eres, pero CHINGÓN NO ES PERFECTO. Hay una gran diferencia, y queremos ser más chingones y, de verdad, eso está perfecto, no veo nada de malo en eso, pero queremos ser más chingones y mejorar lo bueno, sin acercarnos a lo malo, porque eso nos haría imperfectos, pensar que somos chingones, pero tenemos errores es un error. Los chingones no cometen errores, ¿no?

FALSO. 

Los chingones son los que más cometen errores y son los primeros en admitirlo. Los chingones son los que tienen la fuerza de voluntad de mirarse al espejo como seres humanos que son y admitir que hay áreas de oportunidad, que hay cosas con las que no estamos contentos, con las que no estamos satisfechos, con las que no estamos felices, pero por eso mismo, al tener el coraje de hacerlo, también significa que tenemos el coraje de tomar todo eso que no nos gusta de nosotros mismos y una de dos: o cambiarlo, o aceptarlo. No hay de otra. 

Pero si no lo aceptamos, estamos engañándonos a nosotros mismos y ahí ese es el mayor error, porque crea resentimiento, en primera hacia nosotros mismos, pero como no queremos afrontarlo, en el intento de esquivarlo, lo echamos hacia alguien más. EL GOBIERNO. LOS RICOS. MI JEFE. MI TRABAJO. MI ESCUELA. MI MAMÁ. MI PAPÁ. MI HERMANA. MI HERMANO. MI MOVIO. MI NOVIA. MIS AMIGOS. EL ABOGADO. EL JUEZ. EL SISTEMA. LA TELE. LOS COMERCIALES. EL DINERO. EL TIEMPO. 

¿Alguno de estos te suena que tienen la culpa de algo que va mal en tu vida?

No contestes esto en los comentarios, pero SÍ CONTÉSTATELO a ti mismo. 

Si la respuesta es sí, entonces estás esquivando la responsabilidad. Voy a decirte algo, tú eres el responsable de tu vida. Tú la estás viviendo, no ellos. ¿Quién tiene el control sobre tu vida? Así es, tú. No ellos. ¿Quién toma las decisiones en tu vida? Tú, no ellos. ¿Quién tiene los pantalones en tu vida? Tú, no ellos. 

No es cuando conviene, de que “sí yo tengo el control, yo decido por mí mismo, pero es por su culpa que estoy donde estoy”. No funciona así, o tú o ellos, no a veces. 

Pero escucha, sé que estás formulando excusas, sé que estás pensando: “cómo puedo demostrarle a este hijo de su puta madre porqué sí me está jodiendo mi jefe”, pero no pasa nada, de verdad. En el momento en el que aceptas la responsabilidad y te pones a pensar porqué realmente estoy donde estoy, desde la perspectiva de que es tu responsabilidad, todo cambia. Si tú estás en ese trabajo porque no has buscado otros, entonces la respuesta ahora es clara. No estás ahí porque tu jefe te obliga, sino porque no has buscado otros, ergo la respuesta a ese sufrimiento es buscar otro, por dar un ejemplo. 

Sé que es difícil, doloroso, estrujante, dan nervios, da miedo, se siente un apretón en la boca del estómago cada que te pones a pensar en hacer un cambio así de grande, e inmediatamente vienen las excusas por todas partes. 

“¿Pero qué voy a hacer si no funciona?” “¿Pero y si no me pagan lo suficiente?” “¿Y si por andar buscando otro trabajo no puedo darle de comer a mi familia ahora?” Sé que no es fácil, pero déjame decirte algo. No es imposible. 

Lo importante, como con la silla rota, no es enfocarnos en el problema (o en este caso los posibles problemas que podrían surgir de una decisión mayor), sino en las soluciones de cualquier problema que surja. Ya lo haces, sólo que no te has dado cuenta. Cada que surge un problema, buscas la solución. ¿Tu hijo se enfermó y no tenías el dinero para pagar la medicina? ¿Te quedaste sentado sin hacer nada? Quiero creer que buscaste la forma (legal) de hacer que saliera el dinero de algún lado, ¿no? 

Esa es la belleza del ser humano, y sobre todo la belleza del mexicano (y latino en general). Siempre encontramos la manera, vendemos cosas, buscamos un segundo trabajo, hay chingos de gente con segundos pequeños negocios —todos tenemos el primo, tío, compadre, algo que gana dinero (fuera de su sueldo) en el negocio de la compraventa de autos, ¿no?—, el problema es que tenemos la mentalidad de que esto es por necesidad, pero ¿qué tal que en lugar de hacerlo para arreglar los problemas, lo hiciéramos para CREAR UNA NUEVA VIDA?

Eso es lo que propongo. Gracias. 

19:41.

Terapia (1/dic/2018)

10:47am. 1/dic/18

No existe consistencia más que en la consistencia de hacer esto diario, me enorgullezco de al menos haber mantenido esa promesa a mí mismo. De hecho, ahora que lo pienso ni siquiera tendría por qué sentirme mal por no haber mantenido consistencia en horarios porque desde el principio dije que iba a hacer esto diario, pero no especifiqué a qué hora lo iba a hacer, así que entra dentro de un loophole de lo que dije. 

En fin, como de costumbre, tengo una hora o 2,000 palabras, y empieza el reloj —aunque empezó deséelas 10:47 en realidad jeje.

Ok, tengo que ser honesto, de nuevo olvidé buscar lo del MeetUp y básicamente todo lo demás que dije que iba a buscar ayer, jeje, pero ya alv, no importa, lo buscaré cuando el momento sea el correcto. 

Ayer me quedé bien picado con lo que estaba escribiendo del macro y el micro y me quedé pensando después, y es que eso que estaba diciendo es solamente a gran escala, también existe un macro y un micro dentro del micro.

Ah chingá. 

Simón. 

Resumiendo lo que dije ayer, el macrouniverso es el todo, galaxias, planetas, todo. El microuniverso es todo lo que existe e importa dentro de tu propio universo, o sea tu vida, tu familia, amigos, etc. 

Y ahora bien, pensando en el macro y micro del micro, existen varias perspectivas, y de lo que yo hablo en particular es de metas, ese es el macro y micro que más me importan a mí más. Y por lo que inició toda esta discusión del macro y el micro fue porque empecé a hablar de las metas y los días “meh”, donde no hay motivación y mencioné que una posible solución puede que tenga que ver con el macro y el micro. 

Wow, sabía que doy mucha vuelta para llegar a mis puntos, pero escribiendo me doy cuenta cuánta vuelta le puedo dar, tanto que me tomó dos días cerrar el paréntesis de exposición del macro y el micro. 

Mi punto es que a veces parece que no hay diferencia entre si hago las cosas hoy o me doy el día y las hago mañana, pero ahí es cuando tenemos que enfocar y pensar y preguntarnos si REALMENTE no hay diferencia. En el macro tal vez no importa si lo hacemos hoy o mañana, pero en el micro sí. O tal vez al revés. 

Es un poco confuso, pero es como esos libros de elige tu propia aventura y cambias de página dependiendo de qué decisión querías que tomaran los personajes. Por cierto, me encantaban esos libros de pequeño, los leía una y otra vez, tomando todas las posibles alternativas hasta que saciaba mi curiosidad de qué habría pasado si hubiera ido a la derecha en vez de a la izquierda y todo eso. 

Lo que quiero decir con esto, es que es un juego de perspectivas, definitivamente todo es subjetivo, TODO lo es, así que, claro, puedes elegir la perspectiva de la que no pasa nada si me doy el día o si lo hago después o lo que sea, pero no es la única manera de ver las cosas, por eso hay que PENSAR y PREGUNTARNOS si realmente es la mejor decisión o nos estamos haciendo pendejos para no hacer el trabajo por hueva. 

Claro, hay veces en que la perspectiva puede ser: mi salud depende de esta decisión, así que en esos casos es totalmente comprensible elegir la opción que sea más beneficiosa a nuestra salud, pero si es solamente tengo flojera, no tengo muchas ganas de hacer las cosas, entonces hay que preguntarnos qué está pasando. 

A lo que voy con esto es que todo es perspectiva y no hay una respuesta correcta ni incorrecta, solamente hay decisiones que debemos tomar con base en nuestras prioridades. Lo que se me hace, a mi punto de vista, completamente irresponsable, inmaduro y mediocre, es no elegir no elegir nada. Porque, oh sí, también decir “ay, no sé, lo que sea”, es una elección. Todo es una elección. Y si no eliges no elegir nada, pero lo haces así para evitar tomar la responsabilidad de tomar una elección, TIENES que saber que en realidad sí estás eligiendo algo, pero es la decisión más inmadura e irresponsable que puedes tomar porque significa que estás intentando quitarte responsabilidad, y mediocre porque estás intentando tomar el mínimo de acción posible. 

Lo que se me hace totalmente incongruente, y que de verdad no entiendo, es cómo hay gente que después de dejar la decisión en manos de otras personas, o de la vida, de dios alv, es que después tengan la audacia de quejarse. Es por eso que se me hace vital poner en la mesa esta otra perspectiva, que es adueñarte de tu decisión incluso —y tal vez hasta sobre todo— cuando fue no tomar ninguna decisión. 

Creo que me salí un poco del punto aquí, pero regresando, de lo que hablo es que depende de nosotros elegir la perspectiva y saber que no existe sólo una, sino muchas, y nos toca a nosotros elegir cuál es la mejor con base en nuestras prioridades.

Entonces si mi prioridad es crear un negocio, una marca y poder vivir de eso, darme el lujo de tomarme un día para echar la flojera es completamente inaceptable, pero sólo lo veré así si elijo pensar con la perspectiva que más me convenga en mente, entonces si sé que afectará mi macro, por ejemplo, entonces, tal vez pese un poco pero me tendré que poner a trabajar. 

Esto trae la pregunta de ¿dónde queda entonces, el espacio para relajarme? Y la respuesta es bastante clara para mí, depende de cuál es la prioridad. 

En primera hay mucha diferencia —al menos para mí— entre relajación y echar la flojera. Uno es algo que hacemos deliberadamente para poder mejorar. Hay un cierto espacio de crecimiento que a veces necesitamos tomar para poder estar frescos y continuar con toda la energía posible y echar la flojera, al contrario, es algo que hacemos para evadir, para evitar el trabajo que tenemos pendiente. ¿Se ve la diferencia?

Entonces por eso echar la flojera se me hace inaceptable a mí, mientras que estoy totalmente de acuerdo con la relajación, siempre y cuando la prioridad esté clara, y sepamos que es un tiempo fuera para poder crecer internamente y volver con todo, no para solamente descansar y echar la flojera. 

De verdad tengo un problema con echar la flojera, y es que no es que yo no lo haya hecho nunca o que no lo haga hoydía, por supuesto que de vez en cuando caigo en sus garras, pero me caga pensar que estamos desperdiciando tiempo, me caga pensar que estamos “matando el tiempo”, porque es el único recurso que no vuelve, entonces el tiempo tiene muchísimo más valor que nada en el mundo, es gema más preciosa que existe y la tratamos como basura, sin darle la importancia que se merece. 

Te reto a que “mates el dinero” como matas el tiempo. De verdad, piénsalo así. Si no tiras el dinero a la calle nada más porque sí, ¿por qué lo harías con el tiempo?

11:38. Tengo 10 minutos más. 

Cambiando drásticamente de tema, porque es probable que vuelva a hablar de esto en el futuro, es un tema que me preocupa mucho, hay algo más inmediato que me ocupa. 

Vine a Europa a pensar, casi casi a meditar, cual viaje espiritual a la India, sólo que en ciudades un poco más desarrolladas y menos ricas en espiritualidad. Vine aquí a pensar cuál es mi meta, cuál es mi misión, cuál es mi macro —ah, ya se ve un poco mejor porqué es un tema que me importa tanto, ¿verdad?—, y poco a poco me doy cuenta de muchas cosas, es como que puedo oler lo que se está cocinando, vi pequeños residuos de la basurita de lo que se está cocinando, sé que hay algo en el sartén, y puedo darme una idea de lo que es, pero no sé todavía a ciencia cierta qué es, entonces todavía no me atrevo a afirmar con toda seguridad “oh sí, ya sé cuál es mi misión”, porque todavía no estoy 100% seguro y no quiero asegurar nada sino hasta que esté ahí. 

Mañana hablaré más a detalle de las ideas de qué creo que es lo que se está cocinando, pero de verdad tengo sueños, no, metas grandes. Si leíste mi escrito acerca de mi plan a gran escala te podrás dar una idea, y, spoilers, va por ahí, pero de verdad tengo tantas ganas de hacerlo y necesito escribir al respecto porque necesito traer el macro al micro, requiero tenerlo presente en mi presente, porque me inspira, me motiva, es lo que me saca de la cama en las mañanas, a pesar de que está calientita la cama y que hace frío fuera. 

11:45. Hasta aquí lo dejo, hoy terminaré 2 minutos antes de la hora. Ciao.