CREANDO UNA PELÍCULA CORTA. DÍA 25.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA. 

DÍA 25. DOMINGO 23 DE JUNIO DE 2019.

1.- INT. STARBUCKS (EL DE SIEMPRE) — DÍA.

Hoy que al fin, después de 14 días de haber estado trabajando sin escribir blogs al respecto, tengo algunas actualizaciones de la película corta (y MUCHÍSIMAS DUDAS JAJA).

El “método” que he estado usando para escribir este guión ha sido, primero realizar un borrador muy burdo, al que a duras penas lo puedo llamar borrador, de la historia. Escribo en este borrador la lluvia de ideas. Normalmente tengo ya algo en mente, pero este borrador burdo me da la oportunidad de explorar muchas otras posibilidades, además de prepararme para cuando ya me siente a escribir propiamente el guión.

Paréntesis, cuando haya terminado la película corta y esté finalmente en línea, quiero compartir con ustedes este borrador burdo. No lo hago ahora porque sigue el proceso y 1) No quiero spoilerarlos de la historia y 2) Que alguien me vaya a robar mi historia jaja.

Una vez que tuve el borrador burdo terminado, me sentí con mejor sentido de dirección de a dónde tenía que llevar el guión, así que me senté a escribir el primer borrador. Después de terminar el primer borrador, sigue lo que yo creo que es en donde realmente se hace la historia: los rewrites.

Cuando tienes el guión en tus manos y lo estás leyendo ahora, en lugar de estarlo escribiendo, todo toma una mejor perspectiva; te haces más consciente de los errores, de todo aquello que puede mejorar o que simplemente tiene que ser removido. 

Aun con todo el proceso anterior, leyendo el borrador, y habiendo hecho una “prueba de audiencia” (leyéndole el guión a una amiga), me di cuenta que el propósito de los personajes no ha sido explicado tan claro, requiero ser un poco más explícito con el porqué están ahí (aunque no tanto como para que sea demasiado obvio e insulte a la audiencia). 

Otra cosa que me di cuenta en esta prueba fue que tal vez en primera ese sentido que les quería dar tal vez esté mal enfocado en realidad. Me gusta la idea original de cómo es que tienen que hacer lo que tienen que hacer, es sólo que el qué hacen, pienso ahora que si lo cambio, sería mucho más efectivo.

La neta algo que me ha estado dando algo de miedo conforme veo que este primer borrador no me deja tan bien parado como lo pensé originalmente —aunque era más que obvio porque sé de todo lo que he visto y de experiencia que los primeros borradores son bastante terribles—, es que no logre terminar este proceso en el tiempo que quiero terminarlo. 

Según mis estimaciones, en 5 días debería tener el guión terminado, y claro que voy a hacer el mayor esfuerzo para que esto sea real, pero pienso la posibilidad de que no ocurra así. Además de que quería empezar a grabar el 4 de julio, lo cual no estoy seguro de que sea lo correcto. Si quisiera empezar a grabar el 4 de julio, tendría que empezar a empezar a planear toda la producción a la de ya, sin embargo es demasiado pronto. Aún no tengo el guión listo y sería apresurar las cosas.

Creo que tendré que posponer la fecha de rodaje, de estreno, de todo, lo cual me dejaría probablemente fuera de la competencia. No me preocupa tanto esto, ya que, aunque estaría bien chido poder meterlo y esa es la meta ideal, no estoy obsesionado con dicha meta; mi obsesión en este momento es más que nada hacer esta película corta, sea puesta en el concurso o no.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA. DÍA 9.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA.

DÍA 9. VIERNES 7 DE JUNIO. 2019. 12h55.

  1. INT. STARBUCKS (EL DE SIEMPRE) — DÍA.

La emoción de empezar a escribir una historia y empezar a aprender un idioma es muy similar, he descubierto. Al empezar a aprender un idioma, cada palabra, cada frase que aprender te abre la imaginación a un mundo infinito de posibilidades, encuentras la pronunciación enigmática, pero cada vez tienes mayor comprensión de ella, y empiezas a imaginarte a ti mismo pronunciando la letra «r» como los franceses, o la letra «ø» como los daneses, entiendes ahora las diéresis de los alemanes y poco a poco entiendes la diferencia entre la «ä» y la «a».

Con una historia es algo similar. ¡Estás creando algo de la nada! Donde antes sólo habían ideas, ahora hay palabras, imágenes mentales, las posibilidades son infinitas en este momento. Puedes hacer que tu personaje principal sea hombre, mujer, transexual, marciano, un robot… No hay nada que no puedas hacer mientras estás empezando a imaginarte tu historia, todo es hermoso. 

Ahora mismo me encuentro en esta fase, en esta fase de la luna de miel, y, de hecho, el nombre queda. Desde el momento en que dije «chingue su madre, voy a empezar a escribir esta pinche historia», fue como el casarme con ella, estoy enamorado de mi historia, me estoy enamorando cada vez más de mis personajes, y estoy empezando una especie de vida con ella, durante el tiempo que exista esa historia, habrá una parte de mí casado con esa historia.

Un poco metafórico este pedo, pero así es como lo pienso. 

He estado escribiendo diario un poco de la historia, no el guión, sólo la historia. Cual niño que acaba de recibir una caja de legos, lo que estoy haciendo ahora es, ignorando las instrucciones y cualquier tipo de manual, abrir la bolsita de legos y vaciándolos todos en mi cama. Con esto me refiero a que estoy escribiendo, tal como escribo aquí, sin pensar dos veces de edición, ni de regresarme a reescribir algo ni nada, a menos que haya pensado en algún cambio muy grande —como apenas ayer, con la ayuda de una chica que me tatuó y mi hermano, que me decidí por cambiar el nombre de mi personaje principal de Lay a Lya. Suena mucho mejor este último—.Ahora mi foco más grande es solamente encontrar la historia, encontrar mis personajes, cuántos van a ser, darme una idea de quiénes son, etc. 

Una vez que haya terminado la primera lluvia de ideas de historia me gusta indagar ahora en los personajes, describir lo más que pueda de ellos, desde su infancia, tal vez sus padres, si es relevante en su comportamiento, secretos que sólo ellos saben, cosas que sólo dicen o hacen borrachos, etc., todo lo que sea relevante PARA MÍ, tal vez no necesariamente para la historia, tres cuartas partes de todos estos datos jamás llegarán a verse ni a saberse, pero necesito conocerlos para poder saber cómo van a reaccionar y porqué lo hacen de la manera en que lo hacen ante las situaciones en que los pongo. 

Sin embargo, por bonito que sea todo esto, sí tengo una fecha límite, la cual tengo que ser honesto, no la he pensado demasiado, así que aprovecho este momento para ver cuál es.

Si lo quiero tener listo para el 1 de septiembre, esto significa que el 20 de julio ya debe de estar filmado, esto porque un mes es apenas tiempo suficiente para trabajar en esto y también creo que es mejor dejar más tiempo del que es considerado necesario. Mejor que sobre tiempo a que falte, ¿no?

Ahora bien, me voy con mi familia de vacaciones en julio, creo que el 16, para regresar como por ahí del 22, entonces en teoría ya debería tenerla filmada para el 15 de julio. 

Me gustaría empezar a filmarla tentativamente el 4 de julio, planear para filmar entre el 4 de julio y el 11. No significa que voy a estar todos los días literalmente filmando, pero, igual, mejor dejar tiempo de más, por si hay que hacer reshoots o si no se puede el 11, por ejemplo, tengo unos cuantos días más para re-programar o lo que sea. 

Entonces el 28 de junio ya debería estar listo el guión, y el sábado 29 sería un buen día para reunirme con quienes vayan a ser mis actores para hablar del guión, que todos nos conozcamos y ver si hay alguna duda o sugerencia que ellos traigan. 

Hoy es viernes 7 de junio, entonces me queda una semana, será viernes 14, dos semanas y será viernes 21 y una tercera semana para que sea viernes 28. ¿Será posible tener listo el guión para dicho viernes? Tres semanas. Acepto el reto. 

13h18. 

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA. DÍA 5.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA.

DÍA 5. LUNES 3 DE JUNIO. 2019. 20H36.

  1. INT. STARBUCKS (EL DE SIEMPRE) — NOCHE.

Tuve todo un fin de semana para pensar, y oh, que si lo hice. Tengo ahora una idea bastante más clara de lo que quiero. Poco a poco voy agregando cosas, quitando otras, etc. No puedo mencionar todavía exactamente qué ideas tengo, pero eso lo compartiré eventualmente, una vez que haya sido liberada la película, esto por dos razones: 1)Quiero proteger mis ideas y 2)No les quiero arruinar cualquier sorpresa que pudiera traer la película. 

Es por esto que hablaré en términos amplios y sin mencionar la trama en específico. 

Antes de mencionar cualquier cosa de lo que he pensado quiero hablar un poco acerca de lo que, con el tiempo, me he dado cuenta que es mi proceso para crear mis historias. Obviamente nada es creación genuinamente, sino la combinación de miles y miles de ideas, expresadas de forma que solamente nosotros podemos expresar dadas nuestras experiencias de vida. 

No tengo un “método” como tal, pero si hay algo que repito cual proceso científico, es crear playlists. De música, películas, libros, videos, lo que sea que me inspira. La combinación de todo esto, más mi propia idea es lo que resulta en lo que creo. Ahora mismo he creado una playlist en Spotify que encapsula canciones que me traen el sentimiento que quiero más o menos crear en esta película corta. https://open.spotify.com/user/1278734679/playlist/12C9GYvdpxNJ3DE92csRFC?si=0o2oMZAdR0a-xTtEnXfnpA Este es el link, en caso de que les interese escucharla. Incluye canciones conocidas, algunas no tanto y algunas que definitivamente si no le hubiera dado en “radio” para encontrar canciones similares, jamás se habrían cruzado en mi vida. 

También he estado anotando películas que me inspiran para esta película corta, entre las que, por ahora se encuentran “The voices”, “Tiempo compartido”, “Reservoir dogs”, 

Dejando de fuera la trama, lo que quiero que los espectadores sientan al ver la película es una combinación de confusión (en cuanto a que el personaje sea impredecible y estén confundidos si deberían echarle porras o aborrecerla), asco, miedo y risa. Tal vez hayan más sentimientos que quiera crear, pero al menos por ahora, son de los que estoy seguro. 

Como prometí, mañana martes será el primer día de pre-producción oficial. Esto significa que empezaré a trabajar en los personajes, en la trama, y posteriormente en el guión, para después trabajar en el guión técnico, y corregir un error fatal que cometí en la per-producción del video musical —que está por salir al aire—, que es el no haber hecho un storyboard, donde tuviera bien claras las tomas que quería hacer antes de hacerlas, porque, aunque me preparé lo más que pude, el haberme saltado este paso significó que estaba en el momento improvisando, viendo qué tomas podrían verse chidas, además de ayudar a la trama, que es lo más importante al final del día. 

Por lo que esto fue un error, fue que, al ser director y director de fotografía, en el momento tuve que enfocarme en improvisar las tomas, en lugar de dirigir a mis actores. Gracias a jebús no pasó a mayores porque, en primera no tenían diálogos, y en segunda tuve unos actores (con y sin experiencia) buenísimos, que me apoyaron todo el tiempo, viendo qué podían hacer para dar lo mejor de sí mismos. 

Sin embargo no quiero repetir ese mismo error en el futuro.

Así que mañana inicio con este proceso. Wow. 

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA. DÍA 2.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA.

DÍA 2. VIERNES 31 DE MAYO. 2019. 11H10

  1. INT. STARBUCKS (OTRO) — MAÑANA. 

He estado dándole vueltas al asunto y para bien o para mal, tengo varias ideas, todo el tiempo están ahí presentes, todo el tiempo sale una y pienso que es la mejor, sólo para ser destronada por otra un minuto después y ese ciclo parece no terminar. 

He estado intentando de varias formas, aplicando la misma estrategia que cuando juego sudoku, que es ver todas las posibilidades en las que pueda pensar y esperar que así eventualmente encuentre el número que corresponde al cuadrito. 

También puedo decir que así juego ajedrez. No planeo mucho antes de juego, no me gusta investigar estrategias, me gusta tomar mi razonamiento lógico y jugada a jugada improvisar e intentar anticiparme a mi oponente. Si buscara estrategias y me aprendiera jugadas siento que sería quitarle el chiste, como ponerle códigos al GTA, puede ser divertido, pero la emoción no está en ganar, sino en ver cómo ganar.

No sé porqué hablo de ajedrez. Volviendo al sudoku, mi punto con eso es que pienso en varios tipos de historia que puedo crear. Me refiero a que a veces pienso primero en el tema de la historia y luego en la narrativa, a veces pienso estrictamente en la historia y luego en el tema, a veces pienso en algún personaje en específico, a veces en la situación por la que los puedo poner. Cada que me detengo a pensar en esto, a cada minuto tengo más o menos unas dos o tres combinaciones diferentes de personajes, historias, situaciones, temas, etc. Descarto la mayoría al instante porque normalmente son o muy estúpidos, o simplemente demasiado complicados de hacer con mi inexistente presupuesto. 

Pero hay veces, después de cientos de combinaciones, que llega una idea que es, tal vez no brillante, pero para la mente entrenada un buen diamante en bruto, que con su proceso correcto de maduración o de refinamiento o como sea que se diga, puede convertirse en una inmensa joya.

RARÍSIMA VEZ llega una idea en forma de diamante, y cuando lo hace, mi primer instinto es revisar en mi base de datos de memoria o preguntar a algún amigo si no es ya una historia que exista que tal vez vi en una película o serie, que tal vez a nivel consciente olvidé, pero dejó una marca en mi subconsciente. Regardless, seguiría siendo plagio, aunque no me diera cuenta de ello. Por eso no creo en las ideas diamante, PERO sí creo en las ideas en forma de piedra especial, que hay que tallar, pulir, cuidar, darle forma y esas son las ideas que valen la pena. 

Intentaré no revelar demasiado de mis ideas para mantener las sorpresas para la película, pero lo que he estado pensando es lo siguiente:

[NOTA: Son ideas burdas, tal vez pondré cosas en ‘tema’, ‘personaje’, etc., que no pertenecen a dicha categoría, pero hago esto precisamente para darme una lluvia de ideas y organizarlas.]

TEMA: Me gustaría explorar una situación o serie de situaciones, más bien, que llevarían a una persona a matar a alguien, contestar la pregunta de qué tanto sería necesario para corromper a un ser noble y honesto. Esta es una pregunta que me he hecho por un buen rato y he tenido muchas ganas de crear historias intentando contestar esto. Me encantan las historias de cuando el ‘bueno’ se convierte en ‘malo’. El. problema que veo normalmente cuando hacen esto en películas o series es que ocurre demasiado rápido o las razones por las que se convierten al ‘lado oscuro’ no son necesariamente las suficientes.

Ahora bien, el problema para mí, respecto de este tema, es que estoy creando una PELÍCULA CORTA, entonces no estoy seguro que 10-20 minutos sean suficientes para crear este escenario.

SITUACIÓN: También estaba pensando en una situación de una especie de crush, a alguien le gusta alguien y por alguna razón esto sale terriblemente mal. Mi primer instinto fue crear una situación de enfermedad mental, pero por el momento creo que lo mejor sería o investigar a profundidad la verdadera probabilidad de que mi historia tuviera sentido, o bien, mejor dejar la enfermedad mental y crear una situación difícil para el personaje que yo haya experimentado de primera mano o de lo que tenga más conocimiento, como autoestima baja, duda, miedo, o algún sentimiento más universal que enfermedad mental. 

PERSONAJES: Me gustaría que mi personaje principal fuera mujer. Me siento mucho más inclinado a personajes femeninos chingones. El ser humano vive en una constante dualidad entre lo que es ‘bueno’ y lo que es ‘malo’. A veces hay razones lógicas para vivir en uno o en otro, y, para mí, dado que el lado masculino normalmente piensa de forma racional, a veces explorar esta dualidad no me parece tan interesante —no digo que no se pueda, sino que no me interesa taaaaaaaaanto a mí. Sí me interesa, obviamente, pero no tanto jaja—, mientras que la forma en como piensa el lado femenino suele ser rico en sutilezas, dado que se rige normalmente por sentimientos, a suele ser más impredecible. Es más o menos por esto, según yo en este momento, que me sería más interesante explorar cómo reaccionaría una mujer en las situaciones difíciles.

O tal vez es simplemente porque soy un man y mi lado artístico me lleva a querer conocer otros puntos de vista, otras maneras de vivir, y la mejor forma de hacerlo es escribiendo siempre, dado que las posibilidades son infinitas. 

En fin, habiendo dicho toooodo este rant, di unos cuantos pasos hacia el tener la respuesta, pero todavía no estoy ahí. 

Dado que tengo poco tiempo para hacer esto una realidad, me daré de aquí al martes para decidir finalmente. El martes sí o sí tengo mi respuesta y me empiezo a mover hacia lo que sea que elegí. En el caso de que aún no tenga respuesta, aun así me moveré. El martes 4 de junio empiezo el proceso de pre-producción, así que tengo desde hoy viernes hasta el lunes para inventarme una historia bien chingona, digna de ser contada.

11:40.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA. DÍA 1.

Hace no mucho fui al cine. Vi una película de concepto bastante interesante por sí mismo, sin embargo que no llenó mis expectativas. No me decepcionó como tal, porque tuvo muchas áreas que la salvaron, sin embargo tuvo unos cuantos errores fundamentales que no me permitieron disfrutarla como me habría gustado.

En fin, no estoy aquí para hablar acerca de la película que vi, sino de la fortuna que aquel día trajo a mi vida. Entre los cortos de las películas por venir, mostraron el comercial de un concurso de películas cortas.

Soy un escéptico de los concursos, en primera porque, como buen artista tal vez, no pienso que esté aún en el nivel de competencia. Hago lo que puedo y estoy muy orgulloso de mi trabajo siempre, sin embargo no me considero un maestro en el arte todavía. En segunda, nunca me encuentro listo para participar en ellos. Cuando veo convocatorias no tengo necesariamente ni idea de qué crear, ni tengo algo listo para enviar al momento de ver los anuncios de la competencia. 

Por estas razones dejé pasar la convocatoria, me hice de la vista gorda, «ah, estaría cool, pero ahora no», pensé. Poco después un tío me envió un link con el sitio web de dicho concurso. A veces me gusta pensar que existen «señales», así que decidí meterme al sitio web para ver hasta cuándo estaba abierta la convocatoria, y al ver que tengo hasta septiembre (ahora mismo es 30 de mayo), una pequeña chispa surgió, una chispa de algo llamado esperanza. Me di cuenta que tal vez, si me ponía pilas tenía tiempo suficiente para crear una película corta y enviarla antes de que el tiempo se acabara. 

Obsesivo como soy, no pude dormir porque mi mente daba muchísimas vueltas, sobre todo con dudas, miedos, nervios, emoción, dudas otra vez, más nervios.

«No tengo nada».

«Ni siquiera tengo una idea de algún guión que pueda crear».

«Tengo un guión en producción, pero no estoy seguro que sería lo que presentaría para el concurso».

Et donc, hoy abro de nuevo mi procesador de texto para empezar a crear de la nada mi siguiente película corta. Como es la costumbre, estaré escribiendo sin hacer revisiones a lo que esté en pantalla. Si descubro errores gramaticales u ortográficos por supuesto que los corregiré, sin embargo no voy a reescribir secciones ni pensaré demasiado en lo que estoy diciendo. Como siempre, esta es mi forma de hablar conmigo mismo y lo comparto porque, si a alguien le es útil, awebo.

Bienvenidos a creando una película corta.

CREANDO UNA PELÍCULA CORTA 

DÍA 1. JUEVES 30 DE MAYO. 2019. 16h19

  1. INT. STABUCKS — TARDE.

Tengo miedo. Empecemos por ahí. El trabajo de un artista, en mi opinión es tener miedo constante. El miedo significa que esto es algo 1)Fuera de nuestra zona cómoda; 2)Valiente; 3)Que vale la pena hacer; 4)Nuevo. No es necesariamente el orden de importancia y tampoco es necesariamente todo lo que significa, sino lo que en este momento pienso. 

Habiendo sacado al elefante en la habitación, lo siguiente que debo decir es que me encanta tener de nuevo una meta. Amo desafiarme, éste es probablemente mi pasatiempo favorito. Así que henos de nuevo aquí.

Lo que debo admitir que me da más nervios es involucrar a otra gente, y no porque no piense que son capaces, todo lo opuesto, sino porque no quiero defraudar a nadie, si cometo un error en mis vlogs, en mis micropelículas, en este blog, no le van a afectar a nadie más que a mí, y si me afectan, no hay nadie a quien le importe menos que a mí, pero mi equipo/crew/banda es algo sagrado para mí. 

Sé que si alguien me apoya es porque tienen fe en mí, y aunque yo también la tengo, sé que me puedo equivocar tanto como cualquier ser humano, y no me parece que es justo que por algún error mío ellos salieran dañados. Lo que más me importa de este trabajo no es el dinero, de hecho eso es lo que menos me interesa, lo que más me importa es el poder hacer que mi equipo luzca, que la gente que confía en mí destaque, y no por confiar en mí, sino porque estoy rodeado de individuos que son igual o más chingones que yo y todo ser chingón se merece lucirse.

Esta es la razón de uno de mis primeros dilemas. ¿Debería trabajar con un equipo para este proyecto o debería intentar volar al sol solo?

Ésta pregunta fue la primera que surgió en mi cabeza anoche mientras pensaba y pensaba y pensaba. Mi cabeza dando vueltas infinitas en esta pregunta, y aún no la contesto. Es importante contestarla porque de esto va a depender el tipo de historia que elija crear, no puedo trabajar en una producción demasiado elaborada si elijo hacer esto como una banda de uno, mientras que podría ser más ambicioso si reúno un equipo de gente extraordinaria, a la Los Vengadores, lol.

Sin problemas elegiría el equipo, siempre que tuviera una idea digna de, sin embargo no tengo nada por ahora, excepto por algo que ya había pre-cocinado hace un par de meses.

El problema con este guión que ya tengo más o menos a dos tercios de completo, es que originalmente iba a ser un intermedio entre algo de una persona y de un equipo, dado que el equipo sería solamente refiriéndome a un par de actrices que necesitaría para los papeles. Una amiga que es bien chingona y en quien tengo toda mi fe y que, además, queda perfecta para el papel principal me dio nos sólo su bendición, sino que me dijo que le gustaría trabajar conmigo. Me faltaría la segunda actriz y tengo otra amiga que igual es bien chingona, y ya he trabajado con ella antes y todo fue genial esa vez, sin embargo me di cuenta que no queda para el papel como originalmente había pensado. 

Esto representa un pequeño problema que realmente se solucionaría rather easily. El verdadero problema es el siguiente:

Independientemente de todo esto, es un guión que haré lo que sea necesario para llevar a la pantalla y que quede lo más chingón posible, sin embargo siendo honesto no estoy seguro que sea material para concurso. Podría enviarlo, pero el objetivo principal de este proyecto era crear una película corta de una sola toma y para YouTube, no de ser enviada a un concurso. 

No digo que eso la haga menos, sin embargo por supuesto que el objetivo de la película corta es importa, es como la diferencia entre planear algo para la TV y para el cine, como entre pensar en algo para una comida importante y un concurso tipo master chef. 

El día de hoy continuaré pensando en estas dos preguntas en conjunto, porque son igual de importantes y la respuesta de una puede (y definitivamente va a) contestar la otra: 

¿QUIERO UN EQUIPO O TRABAJAR SOLO?

¿QUÉ IDEAS TENGO PARA LA PELÍCULA CORTA?

Hasta aquí lo dejo por hoy. 

Nos vemos pronto.

17h00.

Terapia (22/03/19)

Viernes 22 de marzo de 2019.

11:30

Era hora de volver.

Un día tuve la Epifanía de que mi vida debería ser devota a la creación del cine. Me tomó un mes —o tal vez dos, la verdad perdí la noción del tiempo— hacer una micropelícula narrando el evento que fue de gran magnitud para mí. Dejé de escribir en ese tiempo. Después creí que ya no sería tan necesario. Oh, estaba equivocado. 

En el tiempo desde la última terapia hasta ahora han pasado varias cosas: regresé a México, cumplí 22 años, regresé a vivir a casa de mis padres, y creo que son todos los eventos de mayor relevancia para esto. Pero lo más importante fue sentir lo que espero que sea el último golpe de cambio de vida, o al menos por un rato. 

Explicaré a lo que me refiero. Cuando estuve viajando por Europa, fueron —más o menos— cinco meses intensos, en el sentido de que me acostumbré a que, por lo menos una vez al mes, viviría en un lugar diferente, con costumbres diferentes, a veces en países diferentes, y a veces estos cambios ocurrían una vez por semana. 

Sí, era emocionante, pero cada cambio venía con un precio. No quiero sonar como que me estoy quejando, obviamente disfrutaba cada cambio, pero el precio a pagar era acostumbrarme a una nueva rutina todo el tiempo, no poder formar un ritmo, porque para el momento que ya lo lograba hacer, era momento de tirarlo a la basura y buscar uno nuevo. Me refiero en dónde estaría trabajando, a qué hora, qué comería, dónde comería, cuánto tiempo tenía para mí, cuánto tiempo tendría que pasar saliendo por X o Y razones, qué tan lejos estaba la ciudad, dónde podía tomar fotografías, dónde podía grabar, qué tanto frío hacía, qué idioma tendría que hablar, entre otras cosas. 

Esto era emocionante. Me hacía recordar la sensación de llegar el primer día de escuela tras un descanso de mes y medio en el verano. Regresar y notar cada cambio, por minúsculo que fuera, que le hicieron a los salones de clases, si cambiaron el orden de las bancas, si cambiaron las bancas, si cambiaron el pizarrón, si pintaron de nuevo, si ahora es de otro color, si arreglaron el vidrio que rompimos jugando fútbol, si ahora hay cámaras en la esquina, si ahora añadieron un mural en el patio de juegos, si al fin ya hay una portería decente. Me dejé llevar. El punto es que era emocionante ver todo lo nuevo, los profesores nuevos, los alumnos nuevos, y todo esto llegaba como una dosis de adrenalina, sólo para desvanecerse después de una semana y ahora todo era lo mismo por un año más. 

Cada cambio era así de emocionante, pero me di cuenta que en cuanto a productividad no siempre es lo más conveniente. Descubrí que para mí, el balance entre poder ser creativo y productivo es añadir un toque de novedad lo más seguido posible, a veces puede ser una vez a la semana, a veces puede ser diario, pero balancearlo con una fuerte rutina. 

Solía detestar las rutinas, y aún lo hago, pero ahora las veo como ese mal necesario que es un gran determinante del éxito. Creo que la diferencia está en qué tanta parte activa tenemos nosotros en la rutina que llevamos en el día a día. 

Si yo no determino mi rutina, si permito que mi jefe, que mi trabajo, que mi vida, que mis amigos, que mi familia, que mi novia, que mi mascota, etc., determinen mi rutina, esto me hará miserable. Sobre todo si no es un trabajo, amigos, mascota, estilo de vida, que a mí me emocione. Esto acabará con mi alma y no sería necesario cometer suicido, porque la vida se encarga de matarnos por dentro. Esto es lo que ocurre si nosotros no determinamos nuestra rutina. Por eso la solía detestar tanto. 

Ahora la veo como algo que no es divertido, pero que es necesario. Si yo determino lo que voy a hacer en mis horas, no voy a odiar mi rutina, es más, en el tiempo que he estado tomando parte activa de hacer mi rutina, he descubierto que hasta he llegado a tenerle afecto. 

He estado descubriendo más y más que buscamos la libertad, que buscamos liberarnos de todas las ataduras de la vida, de todo aquello que nos detiene, y, mientras ésta es una búsqueda, no sólo noble, sino admirable, también es la búsqueda equivocada. No existe la libertad real, pues siempre viviremos encerrados en alguna jaula, aunque sea una enorme, siempre será así. Lo que debemos hacer es buscar la libertad relativa que nos va a hacer más felices, que nos va a propulsar al éxito que deseamos, que con sí mismo traerá una jaula nueva, la cual deberemos aprender a modificar para nuestro beneficio y que nos propulse a un nuevo nivel, que traerá su nueva jaula y continuar este ejercicio hasta el día que hayamos muerto. 

No pensé que terminaría así esta terapia. Ja. Extrañaba esto. 

Terapia (10/01/19)

Jueves 10 de enero de 2019.

14:24. 

Había dicho que ayer iba a hablar de los 4 tipos de depresión que, en mi opinión no profesional existen. Y es que creo que es importante diferenciarlos porque no existe un tipo de depresión, y, de hecho, yo creo que el simple factor de ser diagnosticado con depresión, es contraproducente, porque incrementa 1) el pensamiento que la persona está en depresión 2) la dificultad porque ahora que oficialmente ha sido diagnosticado(a), ya es como parte de la persona, y hay otras maneras de salir, porque claro el punto es salir de la depresión, pero la mejor manera ni siquiera es salir de ella, sino más bien, es un proceso de cambiar la realidad de la persona a través de diferentes puntos de vista, y todo empieza simplemente por el vocabulario de evitar decir “depresión”. 

Vaya, creo que es un tema demasiado complejo, debería escribir un libro lol.

Pero bueno, empezaré por la depresión clínica, que a mi entender es, súper simplificadamente, un desbalance químico del cuerpo, por lo que ésta es la única manera que yo pienso que es justificado el uso de medicamentos, porque realmente es un problema médico, que no puede ser resuelto únicamente con terapia y/u otras técnicas.

El segundo tipo de depresión que yo creo que existe es la depresión en el sentido de que es una tristeza muy fuerte, probablemente por un evento traumático o por la acumulación de otras cosas como baja autoestima, fallos personales, decepciones amorosas, falta de actividad social, falta de amigos, sentimientos de soledad, problemas familiares, etc. 

Este tipo de depresión yo la llamaría tristeza, tal vez subclasificarla en tristeza aguda/fuerte/profunda, o tristeza leve, por ejemplo. A lo que me refiero es que no importa que tan grande sea ese sentimiento, es importante para mí llamarlo sentimiento, porque significa que es algo que es posible cambiar. No digo que el cambiarlo sería fácil PARA NADA, sin embargo es mejor pensar que es posible (con esfuerzo y dedicación), a decir que es algo que no depende de ti y que tienes que tomar medicina, ir al médico y que está fuera de tus manos. Eso, dentro de mis creencias sólo añadiría al sentimiento de desesperación, porque ahora no sólo estarías sintiendo esto tan doloroso, sino que además ni siquiera está en tu poder cambiarlo (si lo llamamos depresión y tratamos como una enfermedad). 

La tercera clasificación que le daría sería a esas veces que no tiene una causa aparente, cuando desde fuera en realidad todo va bien, la familia está bien, la escuela va bien, el trabajo está bien también, tal vez hasta tiene una pareja o familia la persona; todo parecería indicar que debería sentirse feliz esa persona, pero cada mañana lo único que quiere es seguir durmiendo, se levanta únicamente por necesidad. Sale a hacer su día, nada le emociona; tal vez se ríe de algunas bromas de sus compañeros, pero es una risa vacía porque al final del día cuando regresa a casa, se sienta en el sillón, se acuesta en la cama, toma el teléfono, pierde el tiempo un rato hasta que llega la hora de dormir y el ciclo continúa al día siguiente. 

A ésta yo la llamaría apatía. Igual que la tristeza, apatía aguda/fuerte/profunda o leve (nombres no definidos al 100%, sólo es para distinguir la severidad). A notar con esta es que en realidad no hay nada “mal”, y eso en realidad añade desesperación al problema porque es probable que la persona se sienta como que nada le emociona, como que todo es gris y monótono, pero a la vez sabe lógicamente que debería estar feliz porque tiene todo yendo bien, pero al no sentirse feliz, se puede desesperar de que no se siente feliz, y eso hace que el hoyo sea cavado más y más profundamente. 

La cuarta, y ésta es de la que no estoy tan seguro si debería siquiera nombrarla sería una combinación de apatía y tristeza, puede que de hecho haya habido un evento traumático que detonó una tristeza muy grande y aunque la persona haya podido salir de ello aparentemente, en realidad no formó raíces fuertes para realmente seguir adelante, entonces entra en un limbo de apatía porque ahora tal vez ya no duele como solía doler, pero ahora simplemente no hay sentimientos, es todo gris.

Mañana continuaré escribiendo de esto, acerca de porqué es tan importante para mí llamarlos sentimientos la mayor parte del tiempo y no “depresión”.

No estoy intentando disminuir el dolor de nadie, por cierto, sé que es algo muy real y que hay mucha gente que está lidiando con ello diario, y no intento decir que por lo que ellos están pasando no existe ni nada por el estilo, sino intento poner esta perspectiva porque una parte fundamental para una recuperación está en que sientan que tienen el poder de cambiarlo, que sepan que depende de ellos, no del padecimiento o del tratamiento, sino de ellos poder llegar a un estado de satisfacción de vida constante, pero es algo por lo que hay que trabajar y no hay un método que funcione para todos, cada persona tiene sus formas y sus tiempos, es cuestión de tener fe que es posible para poder tener fuerza para tomar medidas y así poner las vidas en las manos a que realmente pertenecen, y no en un sentimiento.

14:58.

Terapia (8/01/19)

Martes 8 de enero de 2019. 

10:06. 

Resulta que sí logré escribir una buena cantidad de preguntas aquel 2 de enero, así que me alegra eso. Una semana después sigo contestando las preguntas y no se ve que vaya a terminar pronto, sin embargo esto me está gustando mucho. 

Lo primero en lo que pienso con las siguientes palabras:

  • Éxito: INSPIRACIÓN.
  • Fallo: PROBABLE.
  • Miedo: SIEMPRE  
  • Confianza: SIEMPRE. 
  • Seguridad: MÉXICO. 
  • Amor: NERVIOS. 
  • Logro: YO. 
  • Vida: AMOR. 
  • Muerte: DIRECCIÓN. 
  • Amistad: META. 
  • Gente: AMIGOS. 
  • Vida social: RETO. 
  • Redes sociales: TRABAJO. 
  • Trabajo: VIDA. 
  • Ejercicio: RUTINA. 
  • Mente: EJERCICIO. 
  • Espiritualidad: META. 
  • Escribir: PASIÓN. 
  • Videos: PASIÓN. 
  • Temor: RETO. 
  • Teléfono: HERRAMIENTA. 
  • Computadora: VIDA. 
  • Mundo: CULTURA. 
  • Espacio: PROPIO. 
  • México:AMOR. 
  • Organización: META. 
  • Desorganización: RETO. 
  • Citas: RELEVANTE. 
  • Mujeres: IMPORTANTE. 
  • Hombres: AMIGOS.
  • Dinero: UNIMPORTANT.
  • Viajes: GENTE

[NOTA: No las contesté en orden, en cuanto noté que había alguna palabra que estaba sobrepasando, cambié a otra, no necesariamente la siguiente, para poder mantener el no sobrepasar la palabra.]

¿Estoy listo?

No sé. 

¿Me siento listo?

No. 

¿Me siento seguro?

Sí.

¿Tengo miedo?

Sí.

¿Creo en mí?

100%.

¿Creo poder lograrlo?

Sí. 

¿Qué exactamente quiero lograr?

Lo primero en que pienso es que quiero lograr poder seguir haciendo lo que estoy haciendo ahora mismo, pero sin preocuparme por el dinero. Me caga el dinero, pero a la vez lo amo. Es una motivación para de hecho trabajar, pero a la vez es una limitante; funciona como ambos, pero depende de nosotros la perspectiva que le queramos dar. 

¿Estoy seguro de creer en lograrlo?

Sí. No sé cuándo, no sé exactamente cómo, pero estoy seguro porque confío en mis habilidades. 

¿Esto vale la pena?

Sí. 

¿Qué no vale la pena?

Descansar. Me choca (porque me gusta, pero es inútil) dormir, por ejemplo, o entrar en modo de flojera; eso es de lo que más me puede hacer que me arrepienta de mis decisiones. 

¿Qué estoy sacrificando?

Salud, dinero, deudas, tiempo de flojera, una vida normal, amor. 

¿Estoy sacrificando demasiado?

No lo sé. Definitivamente no lo siento en estos momentos, pero no descarto la posibilidad de que en el futuro cuando vea en retrospectiva piense que sí. 

¿Estoy sacrificando muy poco?

En estos momentos siento que sí. 

¿Me siento feliz?

Sí. Cansado pero feliz (ahora mismo). 

¿Me siento triste?

Ahora no, pero muchas veces sí. 

¿Me siento melancólico?

Sí. 

¿Qué es la depresión para mí?

Éste es uno de esos temas “taboos” para mí, de alguna manera. A lo que me refiero no es que sea morboso para mí o algo así, sino que no me gusta decir mis opiniones al respecto porque tooooooodo puede ser controversial respecto de la depresión, pero es un tema que me importa muchísimo por experiencias que he tenido con seres queridos, muy cercanos a mí, a quienes he visto lidiar con cosas similares, a quienes he visto cómo la frustración los consume muchas veces, pero también he visto a gente salir de ella, he visto transformaciones que me hacen muy orgulloso, y es por estas transformaciones que tengo las opiniones que tengo.

Ahora procederé a dar mi opinión; NO HE ESTUDIADO EL TEMA EN LA UNIVERSIDAD, ESTOY DE ACUERDO QUE NO APLICA EN TODOS LOS SERES HUMANOS Y QUE CADA CASO ES DIFERENTE, pero por eso quiero dejar claro que es una opinión, y no pretendo criticar a nadie que piense lo contrario, sino de hecho ayudar a gente que se sienta perdida en la depresión y que tal vez puedan ver las cosas diferentes y hacer un cambio. 

En primera creo que depresión es un término demasiado amplio hoydía, y que le atribuimos a muchas cosas que probablemente no son depresión, y esto tiene un efecto horrible. Cuando algo que es probablemente una fuerte apatía, una mala racha seguida de mucha tristeza o una combinación de ambas y le damos el nombre de depresión, mi teoría es que eso hace que sea más difícil de salir de ello porque ahora suena como que existe un padecimiento increíblemente potente y que se necesita muchísimo para poder salir de ahí, y de alguna manera al tener la etiqueta de depresión, hace que la persona se hunda más todavía porque ahora que alguien le “confirmó” que está deprimida, esto incrementa la frustración. 

Ahora bien, mi punto con esto es que yo creo que existen tres tipos de cosas que llamamos “depresión” —tal vez son 4.

10:37. Mañana diré los “4” tipos de depresión que yo creo que existe, en mi opinión.

Terapia (7/01/19)

Lunes 7 de enero de 2019. 

18:30.

Continúo respondiendo las preguntas que me hice el 02/01/19.

¿Quién quiero ser?

Quiero ser un amigo, quiero ser un conocido, alguien a quien de quienes muchos sepan, pero no de que famoso por ser famoso o algo estúpido así, sino porque saben que pueden contar conmigo de una u otra forma. Mi meta es hacer todo lo que pueda y algo que entiendo es que es probable que llegue algún momento en que no pueda literalmente sentarme con alguien a platicar por dos horas porque voy a estar demasiado ocupado con otros asuntos, pero definitivamente haré lo que pueda por la mayor cantidad de gente posible. 

Creo que esa es la definición que más me gusta, lo más que me sea posible por la mayor cantidad de gente que me sea posible. Esto significa que daré mi máximo, sí, pero no más, porque entiendo que es fundamental que primero esté yo para mí mismo, no por apoyar a los demás me dejaré a un lado, si acaso al revés; mientras más me dedique a apoyar a los demás, más debería hacer por mí mismo para poder seguir manteniendo ese nivel de dar dar dar porque me estoy dando a mí mismo. 

Esto muchas veces se confunde como con egoísmo y de que hago cosas por mí y no hago nada por los demás, pero la idea es hago todo lo que pueda por mí mismo para mí mismo y por eso mismo voy a estar feliz, agradecido con la vida, en un estado de dar, así que ahora volteo y doy todo lo que puedo hacia afuera, es como un ciclo de dar que empieza en mí de mí para mí y continúa hacia los demás.

¿Cómo quiero ser percibido?

Quiero ser percibido como alguien digno de confiar, que no soy perfecto y estoy seguro que cometeré errores siempre, pero conozco —según yo— la línea entre intentar ser perfecto y reconocer que no lo soy, pero hago todo lo posible por evitar cometer errores lo más que puedo y que cuando sí cometo, tengo los pantalones para reconocerlo, hacer lo que pueda por arreglar las cosas y seguir adelante con lo mío. 

¿Cómo quiero sentirme?

Quiero sentirme lleno conmigo mismo, quiero sentirme seguro de que estoy en la capacidad de poder hacer esto libremente porque trabajo todo lo que puedo por conseguir todo lo que quiero, pero que soy libre porque elijo en qué me sí me encierro. Un concepto contradictorio que me encanta es que no creo que exista la libertad como tal, peeeeero, sí podemos tener la libertad de elegir en qué no estamos dispuestos a perderla. 

Es algo raro que creo que nunca había expresado en palabras antes, así que haré lo posible con ejemplos; estos siempre ayudan. 

Por ejemplo, esto de trabajar independientemente y ser autoempleado (o crear nuestra propia empresa). Tenemos la libertad de no tener que lidiar con un jefe o con un horario fijo o algo impuesto por alguien más, somos libres, pero también significa que 9.5 de cada 10 veces, vamos a tener que trabajar probablemente unas cinco veces más de lo que habría sido si hubiéramos continuado con el trabajo tradicional, entonces terminamos encerrados en el trabajo prácticamente. La diferencia es que es trabajo que nosotros elegimos y que nos gusta, entonces es como elegir nuestra propia jaula. 

¿Cómo quiero verme al espejo?

Como alguien que trabaja durísimo, que ha hecho todo lo que puede y continúa dando el máximo nivel de esfuerzo que puede. 

¿Mi apariencia física me importa?

No. 

¿Mi salud me importa?

No. 

¿Qué estoy dispuesto a sacrificar?

Realmente estoy dispuesto a sacrificar, en primera todo lo que no me importa, eso viene súper obvio. La cuestión aquí que hace importante para mí contestar más a detalle esta pregunta es que hay muchísimas cosas que no me importan que a mucha gente sí, o bien que incluso a mí me deberían importar un poco. Tal vez en algún punto así será, estoy abierto a muchos cambios. 

¿Qué no estoy dispuesto a sacrificar?

No estoy dispuesto a sacrificar mis sueños por nada. No estoy dispuesto a sacrificar mi visión, mi integridad, mi moral, mis creencias (excepto en casos en los que sea algo que me eleve a otros niveles y me haga crecer como ser humano, entonces sacrificaré una creencia vieja por una nueva que sea mejor).

18:56. Aquí termino por hoy. Me emocionan las preguntas que vienen mañana. 🙂

Terapia especial (5/01/19)

Sábado 05 de enero de 2019. 

11:10.

Terapia especial. 

Hoy estoy escribiendo con música. Tengo una razón. Hoy me siento raro.

Ayer salí solo en la noche a practicar mis habilidades sociales y me di cuenta de algunas cosas. Al principio la noche empezó bastante bien, me acerqué a un chavo y una chava que iban caminando en la calle y les pregunté lo primero que se me ocurrió, de que si había un lugar chido para salir o algo. Me quedé platicando con ellos un buen rato y estuvo chido, hasta me dieron una cerveza que iban tomando. La noche tuvo un buen inicio. Me recomendaron ir a la calle “Vestergade” porque ahí hay muchos bares y antros. Eso ya lo sabía en realidad, ya he ido antes; pero les pregunté para tener alguna excusa para hablar con ellos. 

Seguí caminando hacia el lugar que quería ir y en el camino ya no le hablé a nadie más. Me empecé a sentir poco a poco cómo volvía a meterme en mi cabeza, y luego cuando quise volver a acercarme a cualquier persona empecé a tener momentum de hacer excusas —según RSD sólo existe momentum de tomar acción o momentum de hacer excusas—. 

Para cuando llegué a Vestergade ya no estaba interactuando con nadie, y pasé todos los bares bares sin entrar a ninguno; pasé la calle como deambulando. Me sentía fuera de lugar, como pez de mar en río. 

Llegué a un antro al que había ido otras veces tanto solo como con gente. Llego, veo a los cadeneros, ellos me ven y me dicen, Hoy no, y yo de, ¿Qué? ¿Cómo que hoy no?, y me dicen que el manager me vio por la cámara y les dijo que le dijeran a ese men que no iba a entrar, y yo de, Ah no mames, qué mal pedo, pero ni pedo. 

Volví a Vestergade, en el camino pensé en hablarle a una amiga para ver si me apoyaría hablar con alguien para entrar en momentum de tomar acción de nuevo, pero estaba ocupada. Seguí caminando, estaba viendo mis opciones de bares y de qué podía hacer, y me sentía cada vez más y más fuera de mi zona. Me empezó a dar ansiedad social, de que no me le podía acercar a nadie. 

Conocía otro bar sencillo, The Moose. No tiene música fuerte ni pista para bailar, pero es un buen lugar para platicar. Decidí ir ahí, estaba sólo a unos 10 minutos caminando. 

Caminando seguía sin sentirme con ánimo, de hecho estaba pensando en irme a casa ya. Antes de irme a casa, decidí ver un video de RSD, me siento motivado cuando veo sus videos. Me senté en una banca en la calle y vi un video de ellos. Me sentí un poco mejor, como si el mundo estuviera diciendo “HOY NO”, pero RSD es todo sobre “HOY SÍ”, así que tener ese alguien que dice sí, ayuda mucho, aunque no sea una persona que conoces directamente. Esa es la importancia de consumir contenido positivo.

En fin, ya me sentí un poquito mejor y seguí caminando hacia The Moose y llegué. Me pedí una cerveza y caminé hacia el área donde hay sillas y platiqué con unas cuantas personas. No me sentía 100% cómodo, pero me sentí un poco mejor porque al menos estaba intentando algo, lo que fuera. 

Regresé a la barra y por alguna razón, me dio el impulso de comprar unos cigarros. Viendo en retrospectiva ese fue mi mayor error de la noche. Me fumé un cigarro e inmediatamente me arrepentí. De pronto el poco momentum de pasarla chido se desvaneció, de pronto me sentí súper cansado y desmotivado de nuevo. Me acabé mi cerveza y regresé a casa. 

Una vez en casa me sentí todavía peor. 

Cuando me siento triste, desmotivado o cualquier tipo de sentimiento negativo por el estilo, lo primero que hago es procurar cambiarlo, ver qué puedo hacer para girarlo y crear un sentimiento positivo. Muchas veces la mejor forma es creando algo. Un video, un diseño de playera; algo que yo haya hecho y que antes de mí no existiera. Eso me empodera.

Las veces que el sentimiento es más fuerte prefiero detener todo y permitirme un rato sad. Música, a veces unos tragos, y a veces un cigarro. Ayer lo requería al final de la noche. Lo hice y luego ya me fui a dormir. 

Sin embargo hoy me desperté sintiéndome raro, como con una presión en el pecho, y me di cuenta que esto va más allá de sólo haber pasado una noche no tan exitosa y tenía que sentarme a escribir para saber exactamente de dónde viene. 

Abrí mis ojos y lo primero que sentí fue esa presión, lo segundo que sentí fue cansancio, muchísimo cansancio. Me volví a dormir una hora. Al despertar me sentí un poco mejor —para ser honesto sigo un poco cansado, estaba considerando si volver a dormir una media hora ayudaría o empeoraría las cosas—, la presión se redujo un poco, mas seguía ahí. 

Es por eso que ahora llego al punto en el que explico que la música es para entrar a profundidad en el sentimiento y saber la razón exacta de porqué me siento así. 

Me di cuenta mientras escribía que algo que me molesta cada vez más es no estar haciendo algo en estos momentos al 100%. No me he decidido por algo. Creo que voy por mejor camino que antes, porque antes estaba todavía más disperso en mis acciones. Pero eso no quita que todavía no he hecho algo que me dé ingresos (aparte de dar clases de español y de inglés en iTalki). 

Estoy pensando seriamente si debería seguir con las playeras, o si debería empezar a implementar una estrategia de negocios a la que le he estado dando muchas vueltas, pero que sé que es mejor para atraer a posibles clientes para cualquier tipo de producto que podría tener. El problema con esto es que no estoy seguro exactamente cuál puede ser el valor que podría ofrecer, y sí tengo que pensar cañón en eso. 

[EN ESTE PUNTO DEJÉ DE ESCUCHAR MÚSICA SAD]

Ya tengo mis respuestas. Lo que haré será empezar a crear la estructura de esta estrategia de negocios, y en el proceso iré pensando en el producto. Es más importante tener la estructura, y de mientras seguiré haciendo lo de las playeras y voy a volver a pensar en los videos de YouTube, cómo hacerlos porque siento que aunque el diario me gusta muchísimo, realmente me di cuenta que prefiero hacer un video cada que haya algo importante qué decir, aunque aparte del Diario León, que es el show que documenta mi camino, sí voy a hacer otro show que sea para hacer videos más pulidos, mejor producidos y sobre todo, más compartibles, esa es la meta del otro show (aparte que de hecho es algo que me emociona). La base de todo esto ahora debe de ser el sitio web, así que también tengo que trabajar en actualizarlo.

Recapitulando (esto es para mí, siéntete libre de saltar al próximo párrafo): —Sitio web— —Estrategia de negocios— —Diseños— —Diario León (ya no intentaré hacerlo diario)— —Show semanal—.

Ahora que escribí un poco la presión se ha liberado un poco más, aunque no estoy seguro que se haya ido. Creo que lo que tengo que hacer ahora es tomar acción aprovechando este cambio de sentimiento que tengo ahora. 

A lo que me refiero es que la estrategia que sigo cuando me siento mal es buscar por qué me siento mal, las razones, y luego una vez que lo encuentro, simplemente tomar acción para cambiarlo. Siento que es muy sencillo (en teoría, sé que en acción es más difícil empezar a hacerlo, yo ya llevo trabajando en esto por muchos años), y siento que es algo lógico pero a la vez no es algo que hagamos normalmente. Siento que seguir esa simple estrategia ayudaría muchísimo a mucha gente. 

Pensar en las razones lógicas de porqué me siento mal, realmente introspeccionar, buscar dentro de mis sentimientos, buscar dentro de mí mismo qué hace que me sienta así y lo siguiente es buscar la forma de cambiarlo. Tal vez tome sólo unos minutos, tal vez tome unos días, semanas, meses o incluso años, pero he descubierto que el simple hecho de tomar acción para cambiarlo, por pequeña que sea, te ayuda a entrar en una espiral hacia arriba, mientras que si no haces nada, mantendrás la espiral hacia abajo. 

Todo en la vida te manda en una espiral hacia arriba o hacia abajo. Por ejemplo, yo ayer empecé una espiral hacia abajo que continuó hasta hoy, y en cuanto me di cuenta y tomé la computadora para escribir, fue de alguna manera tomar una acción para poder hacer cambios y ahora que ya tengo una mejor idea de qué tengo que hacer, la verdad me siento mucho mejor. Necesitaba esto. 

13:00.