Terapia 28/dic/18

28 de diciembre de 2018. 

12:34. 

Siento que la mayoría de veces que escribo empiezo diciendo “no he escrito en un rato”, o algo así. Por poco empiezo así otra vez hoy. No, señor. No más. 

Tengo definitivamente un problema de consistencia, y es parte de lo mucho que he estado descubriendo mientras estoy aquí en Europa, pero no importaba tanto antes porque mientras tenía el trabajo normal, la consistencia en mis propias cosas no era algo tan relevante. Iba a trabajar todos los días, no porque fuera el mejor en hacerlo constantemente, sino porque era algo que tenía que hacer; no era algo que podía saltarme porque whooopsi, se me fue el tiempo o algo así, entonces haberlo hecho constantemente no es un logro. 

Ahora bien, viendo en retrospectiva me doy cuenta lo fácil que es caer en la trampa de pensar que sí estaba haciendo algo, que me estaba moviendo, que estaba cumpliendo, mientras que sólo estaba logrando hacer lo que era obligatorio hacer de todos modos. Y es que es bastante diferente cuando se trata de hacer algo que hay alguien mas que es el que te va a dar en la torre si no lo haces. Cuando depende de ti mismo y no hay nadie más que te esté manteniendo con el sentido de ES IMPORTANTE HACER ESTO PORQUE SI NO (…), entonces no se siente como que exista una real consecuencia, peeeeero, como cumplí en mi deber de ir al trabajo, entonces logré algo, “ni modo que no me dio tiempo de hacer lo otro porque se me fue el tiempo viendo Facebook, o porque me quedé picado con mi serie y vi un capítulo extra, no pasa nada, al fin y al cabo cumplí mi obligación que es lo que importaba”. 

Fallar en hacer lo mío tal vez no afecte drásticamente al mundo, tal vez nadie se va a dar cuenta que no hice mis cosas, tal vez incluso hay gente que sí se dé cuenta, pero no les importa porque no les afecta; entonces nadie dice nada, no pasa nada, e incluso si dicen algo, al final del día quieren ayudar, lo cual es positivo, sí ayuda, pero YO como individuo responsable de trabajar en mis cosas, como individuo responsable de este proyecto extra en el que estoy trabajando, no siento esa presión, no siento ese fuego en mis nalgas, porque A NADIE MÁS LE AFECTA. 

Espero que se vea mi punto. 

Entonces me doy cuenta que me pasa aquí bastante seguido que me dejo llevar por la flojera, que me dejo llevar por el “un ratito más”, que me dejo llevar por “un video más”, “media hora más de dormir”, y cuando acuerdo, diablos, ya no me dio tiempo de hacer lo que tenía que hacer, y a fin de cuentas a nadie le importa, la diferencia ahora es que no tenía un trabajo normal al que asistir en el que tengo un jefe y se nota si llegué tarde, me descuentan del salario y hasta incluso me podrían correr. Entonces no tengo ese sentido de que al menos hice algo y eso afecta en que se hace más evidente que no logré mis metas del día. 

Creo que para mí eso ha sido de lo más difícil de manejar en esto de trabajar por mi propia cuenta, que hasta ahora no he desarrollado el método que me funcione mejor para lograr mis metas del día al día. 

Y a fin de cuentas, peor que las excusas, es que no planeo lo suficiente (hasta ahora), entonces es fácil que se vaya el tiempo, que se me pierda de vista qué tanto tiempo estoy malgastando realmente, y ahora daré el ejemplo de cómo se ve un día de los que me arrepiento normalmente. 

  1. Me despierto a las 9, pero ya empezó mal porque quería levantarme temprano para hacer algo desde temprano. Digamos que quería despertarme a las 7, ni siquiera a las 4:30 como solía hacer en Guadalajara. Y normalmente sí escucho la alarma a las 7, pero fallo en levantarme, y cuando lo hago dos horas más tarde, siento que fracasé y apenas está empezando el día. 
  2. Bueno, todavía tengo sueño, podría dormir más pero ya, me tengo que levantar porque tengo cosas que hacer (¿qué cosas? No sé exactamente, pero sé que tengo cosas). Así que abro mi teléfono y me pongo a ver videos. Luego tal vez abro Facebook, veamos unos memes, jajaja jijiji, pero ya cuando veo son las 10. Ptm. 
  3. Ahora voy al baño porque tengo que ir, de mientras veo otros videos, y cuando veo ya son las 10:30. ¿Neta?
  4. Ahora ya quedó descartada la opción de ir a hacer ejercicio porque es muy tarde. 
  5. Me meto a bañar. 
  6. Salgo, me visto y cuando veo ya son las 11:30 (tal vez vi un video mientras me rasuraba y me quedé picado y lo seguí viendo antes de meterme a bañar). 

Y ya a partir de ahí varía bastante dependiendo del día, de con quién estoy y de dónde estoy, y eso me afecta bastante, he descubierto, porque está chido no tener una rutina y que cada día es una nueva aventura, pero también significa que no sé exactamente cómo se va a ver mi día, y entonces tomo excusa para no planear precisamente por eso y me devuelve a mi ciclo vicioso. 

Entonces lo que voy a intentar hacer para remediar esto a partir de ahora es procurar anotar literalmente minuto a minuto qué voy a hacer. Lo que haré será probar primero anotar todas las cosas que de entrada sé que tengo que cumplir con, el día de hoy. Luego hacer un bosquejo del día, y luego planear una hora por adelantado y poner un cierto momento en el que voy a re evaluar la situación y volver a planear. 

Entonces se verá algo así. 

“Cosas que tengo que hacer:

  • Despertar. 
  • Hacer ejercicio. 
  • Bañarme. 
  • Terapia. 
  • Editar el video para Sarah. 
  • Editar el vlog T03E…
  • Terminar de leer el WHR 2017.
  • Escribir el guión para el video. 
  • Salir a practicar habilidades sociales. 
  • Comer. 
  • Dormir. 
  • Evaluar a gran escala el día siguiente.“

Esas son las cosas que estoy seguro que mañana tengo que hacer, por cierto. 

Entonces tomo todo, y ahora lo ordeno para que entren en una de 4 categorías.

Muy temprano. (4:30-7) Temprano. (7-12) Tarde. (12-5) Noche. (5-8)

Entonces después de saber eso, puedo planear la noche anterior lo que haré muy temprano al día siguiente así más o menos. 

Muy temprano: Despertar (4:30). Hacer ejercicio (5:00-6:00). Bañarme (6:00-6:40). Comer (6:40-7:30). Re evaluar (7:30).

Y ya tengo mi primer bloque del día planeado y a partir de las 7:30 tomo el resto de cosas que tengo que hacer y ahora planeo mi segundo bloque con base en qué tan efectivo mi plan fue. Tal vez, por ejemplo me tomé más tiempo haciendo ejercicio y ahora eso empujó todo hasta las 8:00, pero el punto no es seguir todo AL PIE DE LA LETRA, sino de hacerlo lo más exacto posible e ir mejorando con la práctica. 

Así que ese ejercicio de hecho fue real. Ahora bien si me quiero despertar a las 4:30, lo ideal sería irme a dormir a las 9:30. Veremos mañana. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s