Terapia (8/dic/2018)

Sábado 8 de diciembre. 2018. 13:53.

Terminó la semana de que iba a hacer esto diario, logré cumplir esa promesa y hacerlo todos los días por 7 días, pero, claro, volví a la rutina normal de todos los días, donde escribir mis pensamientos no eran parte de ésta. 

Ahora, viendo esto más o menos una semana después, me di cuenta lo realmente importante que es para mí. No siempre es divertido y, tengo que ser honesto, no siempre ansío hacer, esto de dedicar tiempo, sentarme y escribir sin checar el teléfono, sin música, sin videos de YouTube, nada más que mis pensamientos y la computadora delante de mí, sin distracciones, sin escapatoria, sin manera de evadirme, la verdad es completamente necesario hacerlo. Normalmente no planeo, eso no es nada nuevo, pero me ayuda el sentarme aquí y escribir acerca de lo que voy a hacer; me da una mejor perspectiva y claridad a lo que haga. 

Así que aún no estoy seguro cómo incorporar esto en la vida diaria. ¿Deberían ser 30 minutos? ¿Todavía una hora? ¿El tiempo que sienta necesario? No sé bien, pero creo que lo quiero hacer de 30 minutos al día, voy a empezar con esa meta y ajustar conforme vaya viendo qué sale. 

Algo raro ocurrió ayer, pero para poder contar de eso, tengo que dar algo de contexto. 

Hago diseños de playeras y los promociono en Facebook con anuncios. Esa es mi estrategia para eventualmente ganarme la vida (en corto plazo). El día de antier o un día antes, no recuerdo, desperté, me metí al sitio web donde está la ‘tienda en línea’, y descubrí que había vendido dos suéteres. Por dios, me volví loco de la felicidad, fue un gran logro en ese momento y sentí más esperanza de lo normal en mi estrategia. 

Hasta ahí todo bien. 

Después continué con los anuncios de Facebook, aumenté la cantidad que estaba ocupando para que llegara a más gente y, en general puedo decir que el anuncio tuvo buena recepción en Facebbok, la gente estaba comentando, taggeando a sus parejas (porque el tema del suéter era de parejas), pero no hubieron más ventas, así que al día siguiente volví a aumentar el presupuesto un poco, pero de nuevo, nada. 

Y fue en ese momento cuando —como cuando coinciden un globo tan inflado que es casi transparente y la punta de un alfiler recién sacado de un alfiletero—, mi emoción y confianza en mí, reventaron. 

Pasé en un día de estar emocionado por lo que viene, feliz, en paz, armonía, a estar desilusionado y sintiendo un sudor frío cada que el pensamiento de qué iba a hacer ahora cruzaban mi mente. 

Eso fue ayer, y hoy me desperté sintiéndome un poco mejor, pero todavía gris, como las nubes que cruzan el cielo a velocidades de 24 km/h fuera de mi ventana en estos momentos. 

Lo bueno es que sé qué tengo que hacer, lo malo es que cuesta trabajo cuando me siento desilusionado. Lo segundo bueno es que ya empecé; esto era lo primero que tenía que hacer. Lo tercero bueno es que el éxito de las playeras no es lo único de lo que depende mi motivación e inspiración, tengo mi arte y eso nada me lo quita. Es lo cool de tener tus pasiones diversificadas, cuando una falla, todavía tengo algo en qué apoyarme. 

Ayer dos ideas coincidieron, se enamoraron, tuvieron un hijo y ahora tengo una tercera idea, un tercer pensamiento bebé que nació sano y crece rápido. 

Vi un video de una entrevista con Seth Godin (BUENÍSIMO), donde decía que (parafraseo) para él el arte es aquello que se hace con pasión, un cocinero crea un platillo especialmente para ti y eso es arte, por ejemplo. Expande la definición tradicional de arte, y no lo deja exclusivamente para los ‘artistas’, sino que lo redefine como que todos somos artistas por dentro, porque cuando hacemos lo que nos gusta, lo que nos apasiona, y lo hacemos lo mejor que podemos, somos capaces de transformar una acción completamente mundana y convertirla en arte, acomodar el papeleo después de una jornada de trabajo puede ser arte, entregar el reporte en la oficina puede ser arte. LA VIDA ES ARTE. 

Esa fue la idea número uno. 

Idea número dos. Me apasiona muchísimo, como ya he escrito anteriormente, la idea de motivar, mover, inspirar a otros seres humanos a que encuentren también su pasión y la sigan, ya que estamos en el siglo XXI, y mejor aún, en el año 2018 (ya casi 2019), y hoydía es más posible que nunca crear la vida que queremos vivir, ya no hay nada que nos detenga más que nosotros mismos, así que estoy viendo que una de mis pasiones, de mis metas de vida se está convirtiendo en este momento en ayudar a tanta gente como pueda a que tomen esos primeros pasos. 

Ahora bien, procedo a narrar la relación de mis dos ideas. 

Salí anoche con una amiga de Dinamarca y en el lugar al que fuimos conocí a un señor de cincuenta y pico años. Me preguntó qué me apasiona, qué me levanta en las mañanas, qué me mueve. Una pregunta muy interesante, y esa es la idea número dos. ¿Qué me mueve? Me siento afortunado de poder decir que muchas cosas, pero cuando contesté, en lugar de dar un discurso largo como suelo hacer, me di cuenta que puedo decirlo en una palabra: ARTE.

Fue en ese momento que nació. Puedo decir en este momento que me mueve transmitir ese mensaje, LA VIDA ES ARTE. Si dejas de pensar en tu día a día, tu rutina como algo que TIENES que hacer, y lo empiezas a ver como que estás haciendo arte, hay una probabilidad más alta de que dejes de verlo como un deber y ahora sea un privilegio. 

Esa es mi tesis hoy. 

14:30. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s