Terapia (30/nov/2018)

12:27. Viernes 30 de noviembre del 2018.

Oooopah la, hoy empecé un poco más tarde jeje. ¿Qué pasó ahí amiguito? No tengo idea. De hecho, tal vez sí, pero es lo que quiero explorar el día de hoy —o al menos es con lo que voy a empezar, rara vez puedo imaginarme a ciencia cierta de qué temas voy a terminar hablando cuando me siento a escribir aquí.

Como siempre, tengo una hora, hasta las 13:37 o 2,000 palabras, lo que pase primero, para escribir sin ningún plan, literalmente poniendo en papel (metafórico) todo cuanto se venga a la mente sin edición más que de gramática u ortografía cuando me dé cuenta que cometí algún error, en el momento, pero la meta es no volver a abrir el documento para revisarlo y retocarlo, nada de eso, esto es de mi mente a la pantalla como salga —hey, eso rimó.

En primera quiero aclarar que aún no he hecho la investigación de si el guión largo es lo que cierra debería poner otro guión largo, seguido del punto y aparte o solamente el punto. Es algo que cada que estoy escribiendo me hace pensar muchísimo, pero en realidad no es algo que esté todo el tiempo en mi mente, o ya lo habría buscado desde hace tiempo. Espero que esta vez sí lo cumpla, no como ayer que dije que iba a buscar en MeetUp después de terminar de escribir y, oopah la, se me olvidó. 

En fin, normalmente, me he estado despertando como a las 7:30, máximo 8 de la mañana, hago ejercicio media hora, me baño, preparo el desayuno, saco a los perros a hacer pipí, regreso a comerme el desayuno y luego ya empiezo el día, y por alguna razón todo ese proceso empezaba como alrededor de las 8:30 y terminaba a eso de las 11:30, por lo que había estado empezando —paréntesis, como maestro de español, porque de hecho doy clases de español, a veces me pongo a analizar las construcciones gramaticales y ésta se me hace particularmente interesante, pensémoslo por un segundo “he (verbo haber) estado (verbo estar) empezando (verbo en gerundio)”— a escribir a las 11:35, pero hoy esa rutina fue un poco diferente. 

La única diferencia fue que ayer me fui a dormir a eso de las 23:00, aunque en realidad me quería ir a dormir a las 22:00, luego me quería despertar a las 5:30-6:00, y terminé medio abriendo los ojos a las 7:30, para luego “cerrarlos un segundo” y volver a abrirlos a las 8:15, más la media hora que me toma volver a este mundo y salir de la cama, a eso de las 8:40 más o menos logré salir de ella y empezar mi rutina, y claro, hubieron factores que alteraron un poco más este día de cómo había sido los últimos dos, como que hoy Ellie (una de los perritos que estoy cuidando, estoy haciendo House Sitting para tener techo sobre mi cabeza y me toca cuidar mascotas) quiso salir al baño a las 3:00am, y luego en la mañana quería salir a jugar un rato, entonces eso me tomó algo de tiempo extra.

Pero mi punto es que, aunque esta vez fue diferente por x o y razones, lo que sí es cierto es que muchas veces me pasa esto. A lo que me refiero es que muchas veces me he encontrado en esta situación de querer hacer algo, estar súper motivado, empezar a hacerlo y luego… hasta ahí queda. 

Desde el momento de la idea hasta el momento de la ejecución algo pasa, y me cuesta trabajo mantener el momentum a veces. Pero, ¿por qué? 

Una vez hice un vlog buenísimo, creo que fue el T01E27, estoy casi seguro que fue ese, voy a checar, dos segundos…

Simón, es ese.

En ese vlog dije que a veces es difícil, aunque estés haciendo lo que te apasiona, aunque estés haciendo lo que te gusta, a veces es difícil. Hay días en que simplemente estás en un estado de ánimo… Ok, voy a hablar por mí mismo. Hay días en que simplemente estoy en un estado de ánimo de apatía, o de ocio, o lo que yo llamo días “meh”, que la mejor manera de explicarlos es que no hay motivación. En ese vlog dije que a veces la musa simplemente no está ahí. 

Y creo que es cierto, y aplica también muchísimo para mí, aunque hago esto y lo otro y aquello, y los que me conocen saben que yo siempre estoy hablando de buscar la motivación, la inspiración y seguir dándole y seguir en todo esto, y esto no lo digo porque yo siempre esté súper motivado y siempre esté en el modo de sí, a trabajar y echarle ganas wuuuu, pero porque yo también tengo esos días de ptm, no quiero hacer nada hoy, sólo quiero tirarme en el sillón, en la cama y ver algo, comer papas, dormirme un rato y ya haré lo que tengo que hacer cuando lo tenga que hacer, pero también tengo la contraparte dentro de mí que me dice “wey, lo que tienes que hacer lo tienes que hacer ya, hoy, en este segundo, no hay tiempo que perder, tiempo tienes ahora, mañana quién sabe. Puedes echar la flojera, pero entonces, ¿en dónde quedas tú?” 

Puedes echar la flojera, pero eso sólo significa que estás dejando que algo más gane, no que tú tomes el control y tú ganes.

Y una posible solución que me viene a la mente en estos momentos tiene que ver con el microuniverso y macrouniverso, estoy fascinado con ese concepto, tanto que hace tiempo, uno de mis primeros videos en YouTube lo hice hablando de ese tema. Ahora bien, fue antes de que aprendiera más acerca de la edición, las tomas, la importancia del B-Roll y básicamente que mejorara en el juego del video, pero a la fecha me atengo a lo que dije, creo que es muy importante tener ambos conceptos en mente, tenerlos presentes y moldearlos a nuestras necesidades. 

Pequeño paréntesis, en el habla popular de la gente (en México, desconozco en otro lados), se dice “se me viene a la mente”, pero a mí me CAGA, repudio decir “se me viene”, o prácticamente cualquier otra forma de “se + venir”. Esto es porque —al menos en mi opinión, si alguien la desafía estoy muy ansioso de escuchar argumentos que demuestren que estoy equivocado— “se + venir” significa eyacular (al menos en México, de nuevo, desconozco en otros lados). Pensemos un segundo en decir “me vengo” o “ella se viene”. ¿En dónde esta nuestra mente ahora? Probablemente en lugares de clasificación C. Probablemente hicieron la asimilación porque ya había esa semilla antes al decir lo que significaba la unión de esas palabras. 

Por lo que hago este punto es porque normalmente decimos “¿cuándo te vienes?” La gente que me conoce sabe que siempre voy a hacer esta misma aclaración y decir “¿cuándo vienes?” En lugar y normalmente procedo a explicar todo esto mismo que estoy explicando aquí. 

Mi punto con esto es solamente porque cuando escribí “me viene a la mente”, me puse a pensar que es una frase que me causa conflicto porque no sé si en realidad está bien dicho “una cosa que me viene a la mente”. En fin, probablemente lo busque después de terminar de escribir esto, junto con lo del MeetUp y lo del guión largo y espero tener respuestas para la sesión de mañana. 

Ok, cerrado ese paréntesis continúo.

Cuando hablo de macrouniverso, me refiero al universo en su TOTALIDAD, los planetas, las galaxias que existen dentro de él, todo. Desde este punto de vista es imposible que, hagamos lo que hagamos, tengamos realmente un impacto en el universo. O al menos es muy poco probable, tal vez no es imposible, dado que poco a poco vamos a expandirnos hacia una vida intergaláctica, empezando con Marte, al parecer, pero eso es tema para unos churros. 

Lo que quiero decir es que nuestra vida, lo más probable es que sea insignificante para el universo. Nacemos, vivimos dentro de este gran universo, morimos y todo sigue igual y seguiría igual con o sin nuestra presencia. Esa es la idea en general del macrouniverso. 

El microuniverso, al contrario del macro es uno en donde todo gira alrededor de nosotros, porque mientras que todos vivimos en el macrouniverso, cada persona vive dentro de su microuniverso, entonces paso a demostrar gente que, seguramente conoces; siempre hay al menos una de estas personas en nuestras vidas. Hablo de la gente demasiado centrada en ellos mismos. Todo gira alrededor de ellos, todo lo que los demás hacen, les afecta para bien o para mal y se la viven así. Estas personas no salen del microuniverso. 

Ahora bien, para mí es importante tener una buena noción de ambos porque los síntomas de vivir con solamente el macrouniverso en mente normalmente son apatía, depresión, y no los culpo porque si vivimos pensando que nuestra vida no significa nada, pota, qué va a ser de nosotros. En contraste, si vivimos en el microuniverso, los síntomas pueden ser ansiedad, frustración, porque TODO lo que está pasando afecta e importa. 

Entonces uno de mis modelos de vida más importantes consiste en nivelar ambos pensamientos para que sea sano para nosotros. 

13:26.

Whooops, ya se acabó el tiempo, pero mañana continuaré con esto porque me quedé justo a la mitad. Tal vez no debí haber caído en la trampa del “se viene”, pero no importa, porque mañana será un nuevo día y todo será esclarecido en su debido momento. 

Bais. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s